Yo, el Escritor


Regresen al pasado y recuerden cuando eran pequeños, que es lo que querían ser cuando fuesen grandes: Militar, Policía, Doctor, Artista, Abogado, Periodista, etc. Por lo que recuerdo que “cada uno debe conocer el problema social general, debe tener una preocupación especial por estudiar su carrera en función de los problemas sociales propios de su ambiente profesional” (Pbro. Alberto Hurtado)”. Así es, de pequeños no sabemos mucho de la vida, y solo dejamos volar nuestra imaginación para decir lo que desearíamos ser cuando fuésemos grandes. Pero me pregunto ¿quien de pequeño pensó en ser un abuelo cuando fuese grande?.

 

Creo que tal vez nadie pensó en esa posibilidad, y porque querer ser un abuelo si ya están grandes, porque querer ser un abuelo si ellos no saben como manejar el internet, o usar un celular, o como funcionan los aparatos electrónicos, y aparte de todo, ya no ven bien, y se les olvida las cosas.

 

Durante la Pasión del Señor, Jesús pregunta tres veces a Pedro si lo amaba, y Pedro siempre respondía en forma afirmativa, negando la triple negación del Apóstol, antes de que cante el gallo por tercera vez (San Juan 18, 1 – 19, 42). A lo anterior podemos decir que en la actualidad más que palabras, necesita de hechos. Ya lo dice el refrán: “obras son amores y no buenas razones”.

 

En más de una ocasión mi abuelo me dijo que realice un ejercicio el cual me pareció poco practico, pero igual lo intente, este consistía que cuando me molestara con alguien, en una pizarra de corcho haga una marca, y después de pedir perdón intentara borrar la marca señalada, pero esto era imposible, debido a que el daño ya estaba hecho, y como dice el adagio “como lo pasado y lo presente ya no se pueden cambiar, el hombre solo puede prever y organizar su futuro”. (Santo Tomas de Aquino).

 

Lo anterior no quita que cada uno de nosotros pueda tener sueños, a corto o largo plazo, los cuales en ocasiones se van modificando a medida que transcurre nuestra vida, pero la lealtad esencial, creo, es nunca abandonar esos sueños de hacer las cosas bien, de acuerdo a nuestras convicciones y creencias, expresadas en algunos imperativos, “proclamar de manera convincente que toda vida humana es sagrada. Me seguiré oponiendo a la pena de muerte,…, a la tortura, al aborto, a la eutanasia y a la lacerante miseria, que no se condice con la dignidad de la vida humana. Nuestro no a la anticultura de la muerte nace con fuerza de nuestro sí a la vida” (Cardenal Francisco Javier Errázuriz).

 

“El ser humano es lo más hermoso que Dios ha hecho. De cualquier condición social, de cualquier pensamiento político, de cualquier credo religioso, todos merecen nuestro respeto. La lucha contra la miseria es una tarea de la cual nadie puede sentirse excluido. Y que cada familia pueda habitar en una casa digna donde pueda reunirse a comer, a jugar, y a amarse entrañablemente.

 

Creo que los más fuertes no pueden desentenderse de los más débiles. Y que los sabios deben responsabilizarse de los que permanecen en la ignorancia. Nada sacamos con mejorar los índices económicos o con levantar grandes industrias y edificios, si no crecemos en nuestra capacidad de amar. (Cardenal Raúl Silva Henríquez).

 

Esta lealtad a los anhelos y sueños de nuestras vidas, la podemos afrontar de distintas maneras, expresada en nuestro diario que hacer, según nuestro rol y status que ocupamos en nuestra sociedad, sin tener que llegar necesariamente al relativismo en la que nos vemos envueltos en la actualidad, donde no se ven el fin en si mismo, sino que el fin en la medida de lo posible, es así como puedo recordar que somos “llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viendo de doctrina” (Efesios 4, 14). Es decir “cuantas doctrinas hemos conocido en estas últimas décadas, cuantas corrientes ideológicas, cuantos modos de pensar… La pequeña barca del pensamiento de muchos… ha sido no raramente agitada por estas olas, botada de un extremo al otro. Mientras el relativismo, es decir el dejarse llevar…, aparece como la única aproximación a la altura de los tiempos modernos. Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última media solo el propio yo y sus ganas” (Cardenal Joseph Ratzinger).

 

En nuestras relaciones interpersonales, estas se reflejan en como son expresadas, como son desarrolladas, como son mantenidas, que muy a pesar de los acontecimientos de la vida, la cual nos entrega momentos amagos y dulces, la primacía de la lealtad, la cual se desmarca de las desigualdades, en la cual son apoyadas por una relación desde los afectos, que en si misma tiene distintas tonalidades de expresión, que nos hacen ofrenda hacia nuestro prójimo, porque “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (San Lucas 10, 27).

“Todos los hombres quieren dejar una huella que permanezca. ¿Pero qué cosa permanece? El dinero no. Tampoco los edificios permanecen, los libros menos. Después de un cierto tiempo, más o menos largo, todas estas cosas desaparecen. La única cosa, que permanece en la eternidad, es el alma humana. El fruto que permanece es por eso cuanto hemos sembrado en las almas humanas”. (Cardenal Joseph Ratzinger).

 

En las Huellas en el Camino, nos dice que “una noche…soñaba que recorría por la playa… y contemplaba las escenas de mi vida. Para cada una…notó dos conjuntos de huellas en la arena; una que le pertenecía a él, y otra la de Jesucristo”… Y cuando “miraba hacia atrás. Notó que muchas veces a lo largo del el camino de su vida había solamente un par de huellas. Lo anterior ocurría en los momentos más difíciles y tristes de su vida.

 

Esto lo incomodó y preguntó: ¿”Señor, tú me dijiste que una vez que decidiera seguirte, recorrerías conmigo todo mi camino?. Pero he notado que durante los más difíciles momentos de mi vida, había solamente un par de huellas. ¿No entiendo por qué cuando más te necesitaste, tú me dejaste solo?”.

 

A lo que El Señor contestó: “mi muy amado hijo, yo nunca te dejé solo. Durante tus épocas de sufrimiento, cuando tú viste solamente una par de huellas, era yo te llevaba en mis brazos.”

 

Durante las Huellas en el Camino, podemos discernir que durante el desarrollo de nuestras relaciones de filial afecto, los sentimientos de nuestros amigos se nos vuelven propios, porque sus penas se vuelven nuestras, en el lazo invisible que nos une. La amistad es bella sobre toda la ponderación. Para el que tiene un amigo, no existe soledad, además, la verdadera amistad perdura y se fortalece a través del tiempo, a pesar de la distancia, el nivel social, la edad o la cultura. La amistad no se conquista, no se impone; se cultiva como una flor; se abona con pequeños detalles de cortesía, de ternura y de lealtad; se riega con las aguas vivas del desinterés y de cariño silencioso. Nuestra lealtad mutua también se expresa en los momentos en que cuando es necesario te regaña, para que cada día seas alguien mejor.

 

Aprendí a no dejar de ser quien soy, a pesar de las circunstancias en que nos encontremos, aprendí que el amor nunca se acaba, y que es preciso demostrarlo siempre y a cada instante. Me enseño que se puede ser, amigo, padre, abuelo, artista, en una sola persona.

Brota de ti ángel terrenal, fina copa de vino, cordura y lealtad, hacia mí, un fantasma de verdad. Desde aquí te digo que a pesar de que te has marchado, una parte de ti siempre está conmigo, y también sé que, estarás a mi lado. Es más, te sigo sintiendo a mi lado.

 

 

Y como lo dice la canción de Gervasio:

…Que el Señor te dé su mano,
y a través de él, te enteres,
que tus nietos crecen bien,
Y ojalá que en el momento de adiós,
me recuerdes como te recuerdo yo…

 

 

                                                             Con afecto para mi tata Nino.

 

 

Panchy

Anuncios

Parece increíble que siempre debamos caer y dejarnos pisotear para aprender a caminar entre los demás, o simplemente, mirar como un individuo se dejo pisotear por el mismo, y ver como hoy, sencillamente, no se a podido volver a levantar. Cuando distintos sentimientos opuestos envuelven como torbellino tu alma y tu conciencia, no te queda mas remedio que sentir la confusión de la primera, y no escuchar la deslealtad de la segunda. No se trata de defender lo indefendible, ni de querer borrar el turbio pasado de una persona que amas, si no de apreciar el valor de la sangre, de los cuidados, de las tiernas y orgullosas sonrisas, de las miradas brillantes y llenas de esperanza, que hasta hoy, aun puedo ver, en forma de infantiles y fugases relámpagos, en sus ojos de nieve apagada. Cuando en mitad de una noche estrellada, ves extinguirse poco a poco la llama de una de las velas que te alumbro al nacer, escuchas dentro de ti que ya es el momento, que la llama se fue apangando con el agua y con el viento, que ninguna es capaz de aniquilar al tiempo, y por otro lado sientes la lejanía del cielo, esas pequeñas luces burlándose por que tu luz, se ira ahora con ellas, también comprendes que el tiempo es esquivo, que se escapa de las manos cuando intentas atraparlo, que en el tiempo somos como las hojas en los arboles, que brotan tímidamente, y en unos meses hasta la mínima brisa las bota al suelo. Comprendes que dentro de nuestra naturaleza humana, somos capaces de sentir arrepentimiento, no importa como lo demostremos, pero me han enseñando que el silencio es la mejor forma de pedir perdón, que el silencio no demuestra orgullo, sino vergüenza. Me han enseñado que a pesar de tener nuestro destino podemos curvarlo; o embellecer nuestro paisaje con nuestros actos, que las monedas de acero que arrojamos al cielo nos caerán multiplicadas tarde o temprano.

 

Cuando comprendas que el tiempo no perdona, entonces habrás aprendido la lección más importante en la vida.

penteox1.jpg

Meditación para Retiro de 2ª año de Confirmación 

Casa de Retiros “Zenta Mayer”

 

¿ Que sentido tiene la vida?,
¿ Para que esta el hombre, en este mundo?,

Los distintos sistema Filosóficos ensayan respuestas,  pobres, frías, que dejan sin satisfacción el corazón humano, en cambio el Cristianismo nos trae una repuesta tan consoladora, el hombre esta en el mundo, por que alguien lo amo, ¡Dios!, El hombre esta en el mundo para amar y ser amado.

Si miráis, como seguramente lo hacéis con cariño la obra de Dios en la naturaleza, el cielo estrellado en la noche, la cordillera cubierta de nieve, ó los campos de verdura, te preguntareis porque es esto tan bello, la respuesta es siempre la misma, porque hay alguien que nos a amado, como el mejor de los Padres Ama a sus Hijos, y a querido darnos un mundo bello.

        Si leemos la historia Sagrada y recordamos la historia de la humanidad, nos encontramos con la tragedia de nuestros primeros padres en pecado, el hombre rompe el binóculo que lo une a su Dios, pero Dios sin embargo no pierde el amor por el hombre, sino lo sigue amando, por eso nos dice Jesús, en el Evangelio de San Juan, “Así amo Dios al hombre, que nos dio a su Hijo Unigénito, para todo aquel que crea en él, no perezca y tenga la vida eterna”, y la Vida de Jesús mis queridos confirmados, no es más que una vida de amor, cuando San Pedro quiso resumir toda la Vida en una frase no encontró otra palabra mejor esta; “Paso por el mundo asiendo el bien”, al resumirnos él su ley, nos da una sola palabra “Amahos los unos a los otros”, en eso conocerá el mundo que sois mis discípulos si los amáis los unos a los otros”, un hombre en cuanto participa del espíritu de Dios, es cuando es capas de Amar, de Amar con plenitud.

La Iglesia a jaloneado la Vida Cristiana con Sacramentos, y con todos Ellos el Amor de Dios:

– En el Bautismo, nos dio el don de ser hijos de Dios;
– En la Confirmación, nos da el Espíritu Santo que es amor:

En cuanto a la Confirmación, a lo cual la Iglesia no lo concierna una cosa profana, lo concierna algo Sagrado, y Dios mismo desde el cielo lo consagra de labios del Sacerdote, lo va bendecir,  lo va hacer indisoluble, lo va a hacer hondo, lo va hacer fuerte, lo va hacer puro, lo va hacer fecundo, lo va hacer eterno, pero que grande es el Amor de Dios, que así ennoblece y crece nuestro Amor, por eso, ahora en este instante cuando ustedes se van a ligar con nuestro Padre Dios, para toda la eternidad, y no habla poder en el mundo, no habla poder humano jamas en la tierra, que pueda desligar el Amor que van a recibir, en es te Sacramento de la Confirmación, incluso allá en el cielo, seguiremos amándonos con los amores que hemos tenido en la tierra, porque Dios no rompe los hilos que Él a Bendecido, amor hondo y delicado, y la Iglesia quiere en adelante, que ustedes no viva más solo para y por ustedes, sino que vivan, que su pensamiento este en él, que su alegría este en la belleza de vivir, su salud, sus proyectos, como llenar su corazón de dicha, el amor Cristiano, no es un amor egoísta que pide, el Amor Cristiano es solo ansía una cosa, darse, darse,  por entesara, con plenitud en una Vida que se ama, pero nuestro derecho no es mandar despóticamente en nuestras vidas, no es el derecho de mandar despóticamente a los demás, el Derecho de nosotros es proteger afectuosamente a los demás, es el privilegio de poder amar más que nadie a su prójimo, que inocentemente se entrega al amor de Dios, nosotros queremos alegrar nuestras vidas, nosotros sabes que tenemos la opción y no la obligación de nuestra influencia, de que queremos alegrar nuestras vidas, y después, junto con Dios recibir, los dones de esta fecundidad de este amor en el Mundo, nuestras esperanzas, para alegrarnos, para prepararnos a la Vida, mis queridos Confirmando, les quiero recomendar que el día de Hoy, el Día de su preparación para el Santo Sacramento de la Confirmación, que ahueque estéis llenos de dicha en el hogar del Corazón, ahuequen Dios los Bendiga con numerosa prole, como hoz deseo en el nombre de la Iglesia, la Iglesia lo pide hoy en el Siglo XXI, como una Bendición para la Confirmación, pronta a recibir, prole, prole, no se avergüencen, antes la dificultades de repetir esa palabra, a la cual sonríen escépticos tantos paganos, prole numerosa, y bendición de Dios, que hoz quiera dar Dios, en el Día de vuestra Confirmación, pero a pesar de todo no cerréis vuestro Corazón, a los que sufren y están al lado de afuera de vuestras casas, no forméis un hogar tan cerrado, que mas allá de nuestros hogares hay otros seres que lloran, que tienen hambre, hay otros seres que padecen, hay otros seres de los cuales nadie se acuerda, y cuando vosotros lleguéis a vuestros hogares, y hoz sintamos llenos de felicidad, pensad en los que sufren, orar por ellos, tended vuestras manos a ellos, como Jóvenes generoso que sois, siguiendo en ello la bella tradiciones, de los hogares Cristianos, en que ustedes hoz habéis formado.
 
Queridos Jóvenes por una providencia del Señor, ustedes realizaran su Confirmación en el Año de las Vocaciones, siendo mi deseo que de este Grupo salgan al Mundo tanto Laicos(as) y a la Vida Consagrada y pensad Jóvenes que aunque se vean rodeados de dicha y felicidad, ahueque vean este paso con temor, y respeto, aunque sus corazones estén llenos de alegrías, y sus pensamientos estén llenos de Amor, a pesar de todo en la vida, hoz aguardan sufrimientos, siempre el hombre a atenido que sufrir, y en la época actual mas que nunca, y por eso a formado con hogar austero, un hogar en que no fisgáis la dicha, un hogar en el que penséis que la dicha de los demás, y no en la propia, en la que pensáis que el verdadero amor es darse, mas que exigir despóticamente, es el valor de enfrentar cosas arduas y difíciles,  y vuestro amor preveremos con franqueza lo digo es este momento, habrá muchos días, en que el sol se oscurecerá, llegar la tarde y habéis visto en vuestro Corazón pesadas tinieblas, que oscurecen el sol de su amor, y entonces antes de descansar id al encuentro del Señor y caer de rodillas a los pies de Cristo, y mirar la imagen del ser que más los ama en la Vida, que los amo hasta la Muerte en Cruz, y la prueba de ese amor fue el Sufrimiento, y saber perdonar si algo pesa en sus Corazones, los unos a los otros y verán que su amor no disminuye, sino que hecha Raíces mas ondas, las raíces del dolor.

Queridos Confirmados, quisiera recomendarles para que su Fe, permanezca y siga ahumentando, recomendarles que nunca dejéis de leer las paginas del Santo Evangelio, ojalá desde este mismo momento, en este viaje de Fé, haya algo que no falte en sus Vidas que sea, el Libro Santo de la Biblia, que cuando ustedes y quienes los rodean, habrán sus iodos a este mundo las primeras frases, la primeras palabras que encontréis, sean las palabras de Jesús del Hombre Dios, del que descendió del Cielo a la Tierra, por Amar, y hoz aseguro mis queridos Jóvenes, y si tenéis ocasión de recordarlo en sus Vidas, que esas enseñanzas del Evangelio, serán la solución de todos lo problemas que se presente en sus vidas, juntos acudid a recibir a Jesús,  en la Eucaristía, juntos acudan a visitar al pobre, en ese otro Sacramento, en el Sacramento bajo el cual se oculta Cristo, que no es ninguno de los 7 de la Iglesia,

Pero se puede considerar como tal, acudid a visitar la Cristo nuestro bien hechor, en la persona del poblé que hoz tiende la mano, juntos hacer el bien,  y les aseguró mis estimados Confirmando que este amor que sienten latir en este momento,  tan intenso en sus corazones, es ahora;

– En la primavera de la vida,
– Cuando llegué el Verano, el Verano de la fortaleza, la época de los frutos,
– Cuando llegue el Otoño, en que comiencen las hojas a caer,
– Aun cuando llegue el Invierno,  y allá nevado sobre vuestras cabezas, ese amor estará tan intacto, si lo habéis formado en Jesús.

Ustedes Jóvenes estarán ansiosos de decirles a Nuestros Señor Jesucristo, esas palabras de un Poeta Cristiano;

“Ven alma Virgen, al reclamo amigo,  a un alma de Joven, que té estera ansiosa, porque presiente  que tendrán contigo el pudor de la Virgen candorosa y el casto amor de mi leal Corazón”.

 

Leonardo Flández Guzmán.-
Valdivia, Sábado 08 Noviembre del 2.003.-

cuentos-mgi.jpg

Este cuento se inicia en un desierto,  se podria decir que el más árido de los existentes en “Felicilandia”. En este lugar había una persona la cual caminaba en forma permanente, segundo a segundo, por largas horas durante todo un día, sin encontrar a nadie, ni nada que le pudiera hacer compañía, algún insecto o algo parecido, y así pasa el tiempo, los días, semanas, meses, años, aunque como es habitual solo observaba oasis a los cuales nunca llegaba a tiempo, y a cada paso se preguntaba, ¿realmente estaba solo en ese lugar, y cuanto tiempo permanecería así?.

Mientras caminaba, hacia una revisión de su vida, de lo que había hecho con cada uno de los momentos, intentaba recordar desde el día de su nacimiento hasta el ultimo detalle de sus experiencias, recordaba a sus familiares, amigos y tantos conocidos que logro,  intentaba recordar esas caras de alegría, y también tristezas vividas, pero siempre con la misma frase, “que cada alegría o cada dolor, era la vista de alguien”, y se intentaba responder ¿quien era?, ¿era acaso alguna señal celestial, terrenal, o de que especie?, en definitiva, el significado de cada situación.

Pero las energías de nuestro peregrinó se van acabando, debido a la intensa calor y el cansancio por los kilómetros transcurridos, por lo que decide descasar un poco, pero pasado una rato se duerme,  y entre sus diversos sueños que tiene durante este periodo, aparecen en imágenes de los lugares que visito acompañados de diversas personas, debido a las actividades que realizaba, y se deba cuenta de que siempre estaba muy acompañado, pero en ocasiones se sentía solo, que cuando más necesitaba a las personas que él deseaba, no los encontraba, por lo que estos sueños terminan en pesadillas, por lo que despierta en forma muy abrupta. 

Después de este despertar tan repentino y acongojado, continúa la revisión de su vida, y se da cuenta de que siempre tubo el mejor de los ánimos para colaborar con los demás, por lo que su tiempo personal era muy escaso, por lo que en ocasiones solo cumplía con la rutina diaria, que con el paso del tiempo esta situación se hace más manifiesta tanto en su estado anímico como físico, pero siempre cumpliendo con sus deberes, en todos los ámbitos en los cuales se desarrollaba. Aunque todas las personas con las cuales se reunía le preguntaban ¿Cómo estas?, ¿Cómo te a ido?, y cosas por el estilo, y siempre la respuesta que entregaba era la más positiva posible. 

Estando aun en el desierto, se arrodilla y queda un instante de esa manera, mirando a su alrededor, se percata que junto a sus huellas, hay otras, por lo que decide rebobinar su memora nuevamente, y revisar el itinerario del viaje en el cual se encuentra, y se pregunta ¿este viaje, lo estoy haciendo solo o acompañado?, ¿y si es acompañado, de quien o de quienes?, por lo que estas interrogantes quedan abiertas por un largo tiempo, sin que pueda encontrar una respuesta satisfactoria…..

Pero la satisfacción de su corazón era que siempre intentó hacer lo mejor posible, tanto para los demás como para si mismo, por lo que su vida a juicio de él quedaba satisfecha, aunque siempre habían cosas que se podían mejorar, porque a pesar de los malos entendidos que pudieron surgir en ocasiones con las personas a las cuales apreciaba y quería, siempre intento dejar con las personas involucradas su postura frente a esta controversia………….

Y se preguntaba ¿A dónde más podía ir?, ¿Qué otro lugar podría existir?, y encontrando que el mejor caminó era siempre la verdad, y que con alegría avanzaba por esta senda…………, aunque en la eternidad de su camino forjo las relaciones de las cuales solo logro  cosechar los pétalos de una rosa, y no las espinas que le hacían daño a él, y a quien lo rodeaba. 

Porque del desierto que creía que se encontraba, fue tan solo un instante, en que tubo la ocasión de verse a si mismo, de analizar sus acciones, del trato que había tenido con quienes a lo largo de su vida han estado con él, se podría decir que fue una segunda oportunidad que le entrego la vida, y la vida puede ser eterna, porque a pesar de que ya algunos de nuestros seres queridos, ya no están físicamente, el recuerdo de los momentos vividos nunca se extinguirá, porque esa es la verdadera muerte, el olvido, el olvidarse de los demás, sentirse el único centro del mundo, el cual es compartido con más personas, las cuales tienen el mismo derecho adquirido de ser feliz, feliz en la forma en que se encuentre con otro ser, el cual es tan valioso como él………….

Y este peregrinar continua con la llegada de la compañía, la compañía eterna que es el gran don y gracia de la amistad, que son los hermanos que uno escoge, es esa otra familia, con la cual se comparte experiencias………, porque esas otras huellas en la arena eran de quienes están siempre, aunque en ocasiones nunca se percato de su existencia.

Al beber del agua que poseía, calmo su sed, la cual era extraída de la fuente para la vida eterna, y que al llegar donde lo esperaban, lo recibieron con panderos y arpas, guitarras, y melodías, porque desde el principio de su vida hasta el momento que se re-encontró con su seres queridos, expresados en sus familiares, amigos, conocidos, y todos aquellos que lo querían recibir, supo definitivamente que no era el fin, solo un nuevo amanecer para él, para que emané de su corazón, la vida, la vida eterna…………..

Durante su camino encontró, las riquezas, la sabiduría, y se atavió a ser diferente, porque nunca lo dejaron de perder de vista, siempre estuvieron atentos a lo que le ocurría, dándole espacio para que en la arena dejara la barca, para que encontrara esas nuevas orillas que buscaba, para que ahora más que nunca pueda seguir amando, para que sonriendo con las mujeres y hombres, de quien quiere y estima, para que sus manos vuelvan a trabajar, para que otras descansen, para que la estrella que brilla en el horizonte, sea la luz que le marque el caminó a seguir.

Porque DIOS, nos invita siempre a ir a el, todos los que están cargados y cansados, porque él nos hará descansar.

Porque la luz que se enciende hay que dejarla brillar, la luz que brilla en todo lugar, no se puede apagar, no se puede callar, porque la luz que clamo en el desierto, fue la luz en la oscuridad, porque son los pies de los que anuncian la paz, la buena noticia, de la luz que permaneció encendida, durante todo el desierto, a pesar de las tormentas……. 

Y lo único que pedía era que al llegar a su destino, solo clamaba una cosa, que durante el desierto, sus pasos sean sustentados, para que sus pies no refalen…………

 Leo_Panchy.