mayo 2007


En la Fundación Teleton: “Nos emocionó ver a Daniela”

“Hay mucho más por hacer”, dijo Don Francisco en un discurso improvisado al comienzo de la jornada. “El año pasado a pesar de lograr la meta, vivimos momentos de inquetud, cuando creíamos que no lo íbamos a lograr apareció un ángel con una sonrisa que conmovió al país (…) un personaje que no ha dejado a nadie impávidos… una mujer que demostró que nuestra fuerza esta en la mente, en la fe y en el espíritu. Ella es Daniela García”, dijo Don Francisco, antes de dar paso al reportaje testimonial con la historia de la joven que conmovió al país con su asombrosa rehabilitación tras haber sufrido la amputación de sus cuatro extremidades al caer de un tren.

Al terminar, Don Francisco agradeció a través de la televisión a Daniela, explicando que ella no estaría en el estudio, debido a que prefería mantener el bajo perfil. Sin embargo, desde un costado del escenario, la joven apareció caminando y sorprendió al animador. “Sorpresa Don Francisco”, le dijo antes de comenzar a hablar, provocando la alegría inmediata del animador. “No tengo pasta de artista, me gusta el anonimato. No me pude quedar en mi casa, tuve que venir a entusiasmar a la gente… La Teletón depende de nosotros… Todos somos necesarios”, explicó Daniela antes de retirarse. “Este ha sido mi momento más feliz de la noche”, comentó el hombre ancla de la campaña.

En el Estadio Nacional.

22_03_4a.jpgDaniela García tuvo que vencer su timidez por lo que llego espontáneamente por lo que no pudo aguantar el deseo de mantenerse al margen de las noticias para motivar al público para cumplir la meta, añadió que “cuando vi que faltaba tanto, no me pude quedar de brazos cruzados. Hay que tomarse en serio lo de ‘La Teletón es tuya’, porque realmente la podemos necesitar en cualquier minuto y se puede hacer realmente nuestra”.Su valentía y coraje para enfrentar sus fantasmas le valieron una merecida ovación de parte del público.

El testimonio de Daniela era de vital importancia para motivar a la gente a cooperar con la Teletón; sin embargo, Daniela pidió no aparecer en pantalla y la producción de la campaña respetó su silencio.

 

A horas de terminar la cruzada, cuando la meta se veía lejana, la chiquilla cambió de parecer. Se contactó con el celular de Ximena Casarejos, directora ejecutiva de la Fundación, pero la comunicación no se produjo: “Ella llamó espontáneamente y como había tanto ruido, tanto bullicio, no escuché la llamada y dejó un mensaje”, indicó

Daniela esperó una respuesta, pero como pasaban los minutos y corría el riesgo de no poder llegar hasta el escenario del Estadio Nacional, tomó la iniciativa de ir, con su pololo, al coliseo deportivo.

 

– ¿Intentaron contactarla para que contara su caso?
– La tratamos de contactar varias veces, no para que fuera al estadio, sino que para que entregara su testimonio, pero ella no quiso. Me emocionó verla en el Nacional.

 

– ¿Querían llevarla al estadio?
– No, efectivamente el deseo nuestro era hacer un reportaje con ella, pero nunca tenerla a ese nivel, en el estadio. Lo más importante es que ella estaba muy feliz en hacerlo.

 

– ¿Ella se rehabilita en la Teletón?
– Ella se está tratando en la Teletón y nosotros hemos sido muy cautelosos y respetuosos de la decisión de la familia de que la prensa no se enterara de que estaba con nosotros.

 

– ¿Se notó un incremento en las donaciones?
– Según sé, después de su aparición hubo más presencia en los bancos.
– Don Francisco agregó que se sintió impactado por la belleza de la chiquilla y acotó que se retiró del Nacional en compañía de su pololo.

 

Daniela Gracia en la Teleton..

La sorpresa en el Estadio Nacional el 2003:

La Historia en la Apertura el 2004:

La Nueva Vida de Daniela García

 

El trágico accidente ferroviario que sufrió Daniela García Palomer, hace ya alrededor de cuatro años, inspira grandes emociones y muchos contrasentidos. La gran fuerza y sus innegables ganas de vivir nos contagian cada vez que conocemos algo de su vida. Hoy, a cuatro meses de terminar su carrera de Medicina, es una persona completa, feliz y con ganas de seguir viviendo plenamente todos los días de su vida. Quién diría que una persona, luego de sufrir tan dramáticas consecuencias físicas y sicológicas podría levantarse así, algo inédito.

 

Sería fabuloso que no fuera inédito, o que no ocurrieran accidentes de esta naturaleza, sería mejor, pero ya que suceden es hermoso observar cómo alguien no necesita elementos externos para lograrlo, sólo su propio ímpetu, su propia fuerza. Y tal como el fisiatra que atendió a Daniela y le dijo “Tu vida va a ser lo que tú quieras hacer de ella” es una frase que podríamos internalizar, es decir, esforzarnos cada día para ser mejores, romper los esquemas y entender que ser mejores nos es una tarea difícil, sólo bastan las ganas… Quedémonos con una reflexión de Daniela García en la revista El Sábado de El Mercurio: “Sé que los caminos que debo recorrer serán distintos a los que tenía planeados, probablemente serán más largos, pero eso no significa que no llegaré a donde me lo proponga. Sólo tengo que esforzarme”.

 

La Universidad Católica la homenajeó

 

Acompañada de su pololo, recibió el estímulo que anualmente se entrega a un estudiante destacado. Ella egresa este año.

 

¿Qué habrá pensado ayer Daniela García, cuando entró caminando al salón de honor de la casa central de la Universidad Católica?

 

¿Qué recuerdos se le habrán venido a la mente, mientras su inseparable pololo, Ricardo Strube, la acompañaba al asiento que los organizadores le tenían reservado, y no en la primera fila, sino más atrás, en la quinta, humilde y sencillo, quitado de bulla, como a ella siempre le ha gustado?

 

¿Cuántas veces, durante ese pequeño trayecto de algunos metros, habrá pensado en aquella fatídica noche del 30 de octubre del 2002?

 

 

Entonces Daniela tenía 22 años, y junto a todos sus compañeros de Medicina de la UC viajaba rumbo a Temuco, dispuesta a jugar fútbol en los Juegos Inter-escuelas. Pero mientras intentaba cambiarse de vagón se accidentó gravemente. Cayó por un forado en uno de los carros y perdió sus manos y pies en una tragedia que conmovió a Chile entero, y que incluso provocó drásticos cambios en la gerencia de Ferrocarriles del Estado, empresa que se vio obligada a reconocer su responsabilidad en el hecho.

 

Pasaron muchas cosas entre ese día y la jornada de ayer por la mañana, cuando el rector Pedro Pablo Rosso distinguió a Daniela con el “Premio al Espíritu Universidad Católica 2006”, que anualmente se entrega a un alumno destacado, y que marca el inicio del período académico.

 

En tres años Daniela vivió una y mil intervenciones quirúrgicas. Viajó varias veces al extranjero a rehabilitarse, apareció en el escenario de la Teletón, reencantó al público con esa cruzada y escribió un libro con la historia de su recuperación, que a la postre fue un rotundo éxito de ventas. Pero lo más importante de todo es que siguió adelante con su vida y con sus estudios de Medicina.

 

La joven se veía tan radiante como siempre. Llegó vestida con un impecable traje de dos piezas, a bordo de la motocicleta eléctrica que la ayuda a desplazarse dentro de la universidad. Dejó el vehículo en la puerta y avanzó por la sala sin la ayuda de ningún tipo de muletas, mientras sus orgullosos padres, Cristián y Leonor, sus amigos, y todas las autoridades académicas de la universidad tomaban su lugar.

 

Recibió el galardón, y tras los abrazos con sus cercanos se retiró en un alegre silencio al pabellón del hospital clínico, donde actualmente cursa su séptimo año de internado.

 

“Estoy demasiado contenta con este premio, me emociona mucho, por favor, no quiero hablar más”, fue lo único que susurró feliz a la prensa, mientras se iba. En realidad, las palabras sobraban.

 

Un ejemplo

 

imagen_libro.jpgDaniela García ingresó a la UC en 1999. En octubre de 2002 debió suspender sus estudios debido a un accidente que sufrió al caer de un tren en marcha cuando viajaba en representación de su escuela a los juegos Interfacultades de Medicina (JIM) en Temuco. Durante 2003 participó en un intenso programa de rehabilitación médica en Chile y Estados Unidos. Completó el quinto año de Medicina en muy buena forma en octubre de 2004, superando los inconvenientes diarios, tanto física como emocionalmente. Ha realizado en forma regular el primer año de Internado en Medicina (sexto año), aprobándolo sin dificultades.

 

Magdalena Alessandri, representante estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad Católica, destacó que “la votación fue unánime”. Ella participa de las actividades de los alumnos, tiene excelentes notas y ha mostrado una alegría de vivir que es un ejemplo para todos”.

 

En forma excepcional, la Escuela de Medicina entregó también un especial reconocimiento a la joven Daniela García, quien al recibir su título, fue ovacionada de pie por sus compañeros, docentes y las más de 800 personas presentes en la ceremonia. “Que nunca flaquee vuestra vocación de servir, especialmente a aquellos que más lo necesitan y de esta manera, contribuir activamente a construir la ‘civilización del amor’ en medio del dolor humano”, señaló el decano de la Facultad de Medicina, Dr. Gonzalo Grebe.

 

Para monseñor Andrés Arteaga, el obispo auxiliar de Santiago y vice Gran Canciller de la UC, la homenajeada representa todos los valores de su institución: “No sólo destaca por méritos humanos e intelectuales, sino que además es humilde y sobria, pese a todo lo que ha superado”, dijo.

 

A esa altura Daniela ya no estaba. Pero nadie dejó de hablar de ella durante un largo rato.

 

Elegí Vivir

 

Cuenta por primera vez detalles de su tragedia y de cómo ha logrado superarla. “Sólo puedo decir, como siempre lo he pensado, que la vida es un regalo maravilloso ¡y vale la pena vivirla!”, dice la joven de 24 años.

 

El 30 de octubre de 2002 un accidente conmocionó a la ciudadanía. Los medios de comunicación informaban que una joven había perdido sus cuatro extremidades luego de caer desde un vagón de uno de los trenes que viajaba a Temuco: se trataba de Daniela García, estudiante que en ese tiempo cursaba tercer año de Medicina.

 

Sin embargo, durante estos dos años Daniela guardó estricto silencio que sólo rompió para intervenir en la Teletón de 2003: “Siendo súper sincera, me bajé del escenario sin saber lo que había dicho. Estaba muy nerviosa”, comentó tiempo después.

 

A dos años exactos de su caída de un vagón de tren a la vía férrea, la estudiante de Medicina, Daniela García publicó un libro con su testimonio sobre el accidente que le hizo perder sus cuatro extremidades y su posterior y exitosa rehabilitación. “La vida es un regalo maravilloso”, dijo en la presentación de su novela, en el Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica, y luego se dedicó a firmar ejemplares con las manos que hoy utiliza para hacer su vida normal.

 

Daniela estremeció a todos con “Elegí vivir”, una novela que lleva el sello editorial de Random House Mondadori y que ya está a la venta en las librerías del país.

 

“Mis metas siguen siendo las mismas que tuve antes del accidente”, dice la estudiante de 24 años, cuya experiencia es estremecedora, y el camino que escogió, el mejor ejemplo de la superación. Daniela afirma que el amor de su familia, de su pololo y de sus amigos ha sido clave en su proceso. Estuvo meses hospitalizada, debió someterse a varias operaciones y a rehabilitación en la Teletón, además de varias terapias en el Moss Rehab Institute de Filadelfia. Hoy, Daniela asiste normalmente a sus clases en la Escuela de Medicina de la UC y se maneja de manera independiente. Nunca ha considerado los límites, explica. “Todavía quiero llegar a ser una buena doctora. Quiero casarme y formar una familia, ser una buena madre. Pero, lo más importante, quiero ser feliz. Sé que los caminos que debo recorrer serán distintos a los que tenía planeados, probablemente sean más largos, pero eso no significa que no llegaré a donde me lo proponga. Sólo tengo que esforzarme”.

 

El libro de Daniela fue escrito con la ayuda de Ana María Güiraldes, escritora y editora literaria, y narra su historia desde la noche anterior al fatídico accidente en la vía, cerca de Rancagua. Ella asistía a una jornada deportiva interuniversitaria, y aunque no quería ir porque debía estudiar para una prueba, fue convencida por sus compañeros. “Ahora, a la distancia, creo que mi cuerpo presentía algo, trataba de ponerme sobreaviso”, comenta

 

Ahora, rehabilitada, Daniela lejos de estar agobiada con la nueva forma con que debe enfrentar la vida agrade “la oportunidad de partir de cero”. Explicó que aunque pudo replantearse sus estudios de Medicina, quiso volver inmediatamente: “Ahora puedo tener un lazo más profundo con mis pacientes pues he pasado lo mismo que ellos”, afirma.

 

Para difundir su testimonio, García escribió un libro llamado “Elegí vivir” que en sus 200 páginas cuenta sobre su recuperación y asegura que la vida le dio una nueva oportunidad para comenzar, “Yo empecé a escribir por mi cuenta, por el simple hecho de que no quería olvidar”, dijo la joven.

 

Su primera entrevista

 

A contar del accidente de Daniela, se reformuló el sistema ferroviario, se cambió al directorio completo de la empresa y, cada vez que hay un nuevo accidente, se recuerda que hay un antes y después de Daniela, aquella noche en que perdió sus cuatro extremidades. Pero ella y su familia siempre mantuvieron silencio.

 

“Tuve la oportunidad de partir de cero y, sin embargo, yo lo único que quise fue volver a estudiar. Los pacientes me recibieron súper bien. Yo me di cuenta que el contacto que yo puedo tener con ellos ahora es un lazo mucho más profundo, porque a la larga yo estuve donde ellos están ahora”, comentó.

 

Tal como relata en su libro, un hito importante en su rehabilitación fue cuando volvió a andar en bicicleta.

 

“Ahí me sentí realmente invencible, o sea no hay nada que no pueda hacer, porque si a cualquier persona le dicen si una persona con cuatro amputaciones puede andar en bicicleta, todos van a decir que no. Entonces, me siento súper orgullosa de haberlo logrado”, manifestó.

 

Y una de las imágenes que más recordamos es la de Daniela en el escenario de la Teletón del año pasado. Sorprende saber ahora que fue un gesto totalmente improvisado y voluntario de su parte.

 

Recordó que habló en el escenario “de corazón, pero no me acordaba para nada de lo que había dicho”.

 

De todo eso habla Daniela en este libro de la editorial Random Mondadori, que estará a contar de este 10 de noviembre en librerías. También se refiere al acuerdo económico con ferrocarriles, logrado después de arduas negociaciones.

 

“Cuando empecé a ver la televisión y empezaron a salir declaraciones que no eran ciertas, a mí me hacían daño. Entonces, yo preferí no ver más y de ahí me desligué del tema y se lo dejé a los abogados”, recordó.

Anuncios

“Hay que rescatar la supremacía del hombre, la inviolabilidad de toda persona humana, la intangibilidad de todos sus derechos: su derecho a la tierra y a la vivienda, su derecho a la educación y a la salud, su derecho al trabajo y al descanso, su derecho a sindicarse y agremiarse, su derecho a expresarse e informarse, su derecho a participar responsablemente en las decisiones ciudadanas, su derecho a elegir en conciencia su camino y su fe.”

Cardenal Raúl Silva Henríquez.

Durante dos días, la llamada “Comunidad Ecológica Cristiana”, en el centro de la polémica tras la muerte e inhumación de Jocelyn Rivas, abrió sus puertas a El mercurio-Sábado. Para defender su cuestionado estilo de vida, y dar su versión de los hechos. “No quisimos transformar su muerte en algo médico-legal, que le abrieran el cuerpo. Pero ahora, mira, éstas son las consecuencias”, dice Paola Olcese y asegura que fue una torpeza y que tendrán en adelante más cuidado con la ley.

La noticia tenía todos los ingredientes para convertirse en una telenovela: jóvenes bellos, muerte y misterio, familias divididas, delito, un recurso de amparo, versiones contrapuestas, un estilo de vida enigmático, miembros de una familia de reconocidos artistas, políticos e intelectuales y una espiritualidad atípica y radical.

Rápidamente se los bautizó como secta. Se dijo que fueron sus “rituales” los que terminaron con la vida de Jocelyn. Que creen que Dios les habla a través de Paola Olcese. Que ella es la líder. Que Roberto Stack es el líder. Que él ha restringido la libertad de los miembros. Que cree reencarnar a un profeta de La Biblia. Que no se puede salir sin su permiso. Que esperan catástrofes y la venida de un arcángel. Que tienen problemas psicológicos. Que vienen de familias frías y disfuncionales. Que su sexualidad es manipulada. Que la ruptura con sus familias ha sido total. Ellos se sintieron calumniados.

Por eso, dicen, decidieron abrir las puertas de su casa. Y aceptaron a esta revista, gracias a que la periodista los conocía desde hace años, y les compraba el pan que hacen para ganarse la vida. Estuvimos dos días, llegando en la mañana y yéndonos al anochecer. Se nos permitió acceder a sus casas, ver su estilo de vida, conversar con todos. Prácticamente todas las preguntas tuvieron respuestas. En las fotos tampoco hubo restricciones, salvo que Paola Olcese dijo que preferían que fueran grupales, pues querían mantener la idea de comunidad.

AUSTERO, PERO MUY BIEN DECORADO

Son las 10 de la mañana y el frío cala los huesos. Un hombre joven abre el portón de madera. Los habitantes de la llamada “Comunidad Ecológica Cristiana de Pirque” realizan sus labores habituales. Se acercan a saludar.

La comunidad está ubicada en un sector llamado Las Palomas. En la parcela hay varias casas. En cada una vive una familia. En la de los Castillo Yentzen, por ejemplo, viven Fernando Castillo Echeverría, su mujer Marcela, sus hijos Elisa e Ismael, la pareja de éste, Antonia Alcaíno y los dos nietos. Cada núcleo en su propia habitación. Es una construcción sencilla, de madera. Por dentro es austera, hay pocos muebles, pero está muy bien decorada, probablemente obra de Fernando José, quien durante años se dedicó al diseño de interiores.

En el terreno hay también una construcción de adobe donde viven en habitaciones colectivas los jóvenes solteros. Y una pieza hexagonal que construyó para sí mismo Roberto Stack, donde hoy vive solo después de tres matrimonios. Él fue pareja de Paola Olcese, la argentina que ha figurado como una de las líderes del grupo. Con ella tuvo una hija, Nazaret, de 6 años. Paola vive en una parcela cercana que también es parte de la comunidad. Tiene otro hijo de 14 años, Sebastián, y hoy es pareja de Matías Carrión.

Hace rato que tomaron desayuno en la casa de madera que sirve de comedor. En ella hay una cocina a leña, ollas y teteras humeantes, mesones para preparar los alimentos y dos largas mesas para comer. Hay también una gran televisión con DVD, mosaicos de cerámica, lámparas diseñadas por ellos, flores frescas y canastos con frutas.

“Vamos turnándonos las labores” explica Ismael Castillo. Su madre, Marcela Yentzen, hoy preparará la once. Cada semana le toca algo distinto a cada uno. Cuidar a los niños, hacerles clases; preparar la comida; hacer el aseo, lavar los platos; amasar el pan y salir a venderlo; cultivar la tierra. “Actividades nobles”, dice Ismael y explica que los turnos hacen el trabajo “más solidario”.

Pero, tras la muerte de Jocelyn Rivas, la visión de algunos sobre la comunidad se acerca más a la de una “secta” misteriosa que a la de un grupo bucólico.

Roberto Stack, el hombre al que se ha mencionado como el líder del grupo, cuenta su historia: “Por el año 83 comenzamos a reunirnos con mis hermanos y algunos amigos y decidimos irnos al norte (él viene de Puente Alto). El deseo era estar juntos y buscar a Dios. Alguien tomó un mapa y con los ojos cerrados puso un dedo en cualquier parte. Salió un caserío cerca de Huasco. Nos fuimos todos para allá. Vivíamos de la artesanía. Fue hermoso. No duró porque algunos se fueron con una idea romántica, pero allá el trabajo era duro. Una experiencia de pobreza”.

Stack está sentado en su habitación. Viste un poncho de lana y ríe con facilidad. La habitación es de adobe y tiene muchas ventanas, cubiertas de cortinas color crudo. Sobre su cama hay un cuadro en el que aparece representado Jesucristo orando. Él lo pintó. Hay un librero con libros desde J.J.Benítez hasta el I Ching. Ofrece café. Sobre su escritorio hay una gran Biblia abierta.

Sobre el liderazgo de Stack, la comunidad coincide en que eso de “líder” es una exageración, pero le reconocen cierta autoridad. “Por ser uno de los más viejos acá, tiene experiencia y mucho que transmitirle a los demás”, opina Cristián Gottlieb, de 26 años.

–¿Por qué lo han sindicado como líder?

–”Nataniel quiso que lo acompañaran a Copiapó a ver a la familia de Jocelyn (después de que ella murió), que lo acompañara alguien mayor. Correspondía que fuera con él. La mamá de Jocelyn llegó con detectives y fuimos detenidos. Ese protagonismo altiro me puso como el líder. Ahora, también es cierto que yo tengo 59 y he pasado por muchas de las cosas por las que pasan los jóvenes: errores, fantasías sobre Dios.

–¿Cómo cuáles?

–Por ejemplo esa idea de que Dios está para pedirle cosas, una concepción supersticiosa. En los últimos días les he hecho notar que con la prensa algunos se han puesto medio vanidosos, se van a pasear donde están los periodistas y les dicen cosas como ‘no voy a dar a declaraciones’. Les digo que se acuerden de que si ellos están afuera parados es porque una hermana de nosotros murió. Pero no soy su gurú. Soy igual que ellos, ignorante de muchas cosas, con defectos. Muchas veces me cuesta la humildad”.

–¿Usted tiene una visión apocalíptica de la vida? ¿Cree que se va a acabar el mundo?

–Lo que creo es que al Apocalipsis no hay que esperarlo porque ya está hace rato entre nosotros. Y, seguramente, será cada vez más grave. Estamos en el infierno, no sé qué esperamos para darnos cuenta. ¿Cuánta gente muere todos los días en Irak? Ya nada nos impresiona. Como todos los cristianos, creemos que el Mesías hará una segunda visita. No sé si se irá a mostrar, ni si será luego, no va por ahí lo nuestro.Queremos encontrarnos con Dios más que saber tanto del mal.

–Se ha dicho que la comunidad está sujeta a reglas rígidas…

–”No, no hay nada de eso. Sí hay normas destinadas a mantener un cierto orden. Imagínate con el lote que somos si no existieran. No se puede desayunar a cualquier hora, por ejemplo, porque hay alguien que prepara el desayuno y otro que lava”.

–El subsecretario del Interior los comparó con Colonia Dignidad.

–”Me ofende. Somos una familia. Y el que quiere salir, puede. Si lo hacemos más que nada los domingos es porque hay mucho que hacer el resto del tiempo”.

–¿Se siente dentro de la Iglesia Católica?

–”Creo es un poder mundano”, responde sin querer hacer más comentarios. Luego cuenta que desde pequeño quiso conocer a Jesús, pero que no fue una tarea sencilla. “Me he dado el permiso, así ‘sinvergüenzamente’, para hacer todo lo que me conduzca a eso, aunque algunas personas me lo reprochen. He estado en el cerro, muchos días en silencio, solo. He hecho oración de guata, hincado, caminando. Me he dado toda la libertad para experimentar un acercamiento”, dice.

En la comunidad hay presencia de cruces, cantos religiosos católicos, pero se ven -en esta visita- imágenes de la Virgen María.

Ya es la hora de almuerzo, hay 40 platos servidos con arroz y pollo asado y unas enormes fuentes de cerámica con ensalada de lechuga. Dicen que no son vegetarianos. “Comemos poca carne roja, excepto los niños y las embarazadas”, agregan. Los jóvenes comentan las elecciones en Francia.

Cada tres horas aproximadamente suena una campana que invita a las personas a orar bajo un árbol o en el comedor cuando es invierno. A pesar del frío, hoy lo hacen afuera. Son cerca de las cuatro de la tarde. Para calentarse, hacen una fogata. No es obligatorio ir –explican– y, de hecho, no todos asisten al llamado. “Otro tipo de ceremonias no hay, por si les interesa saber si hacemos vudúes o prendemos inciensos”, asegura Ismael Castillo, riendo.

Algunos llevan instrumentos, un violín, dos guitarras, tambores y panderetas. Comienzan rezando una versión libre del Padre Nuestro escrita por la argentina Paola Olcese, bastante más larga que el original. Continúan con salmos y oraciones de San Francisco de Asís, a quienes llaman simplemente “Francisco”. Rezan lento. En un momento, los rezos se transforman en cantos. Cantan algunas canciones típicas de parroquia: “El señor es mi pastor y nada me habrá de faltar”; otras más desconocidas. Comienzan a tocar una melodía celta y de pronto la ceremonia serena se transforma en una fiesta. Aplauden y bailan alrededor del fuego.

Entierro de Jocelyn: “FUE UNA TORPEZA”

Este domingo en la tarde no es como cualquiera. Decidieron no salir ni recibir visitas para poder hablar con tranquilidad con El Mercurio-Sábado. Pero no les es fácil referirse a la muerte de Jocelyn Rivas, es un tema delicado y el duelo aún está inconcluso.

La autopsia reveló que no hubo participación de terceros en su muerte. La fiscalía intenta ahora determinar si se le negó asistencia médica y hubo por la tanto homicidio por omisión. Lo que es claro es que la ley establece que la muerte de una persona no puede ser ocultada, que debe ser aclarada. Tanto por si hubiese sido causada por otros o no, como si hubiera alguna enfermedad de la cual tomar precauciones.

Roberto Stack afirma que Jocelyn estaba algo débil, que le sugirieron que fuera al médico. “Dos meses después de tener su guagua notamos que se cansaba más. Ella no quiso ir al médico. Se lo planteé delante de Nataniel (su pareja). Los últimos dos días estuvo inapetente, asi que le dije que fuéramos a un hospital. Ahora, no es que ella no caminara, sólo acusaba cansancio. Pero me dijo que ya iba a pasar”. Stack muestra una foto de Jocelyn dos días antes de morir. Aparece sonriente, con la guagua amarrada a la espalda. “Ella estaba así, no estaba agonizando. No sabemos de qué murió. Hasta ahora, los médicos tampoco”. Agrega que se está investigando si su muerte se debió a un mal congénito.

A Paola se le llenan los ojos de lágrimas cuando habla de Jocelyn. Cuenta que estaba con su pareja, Matías Carrión, en la cordillera, cuando la fueron a buscar para avisarle que su amiga del alma había muerto. Cuando llegó llevaban dos días velándola. Pasaron dos más antes de que la enterraran. “Lo que nació espontáneamente fue un recogimiento. Ya habían pasado las horas y era extraño llamar después de tantas horas. Se siguió el curso, asumiendo todas las consecuencias. No quisimos transformar su muerte en algo médico-legal, que le abrieran el cuerpo. Pero ahora, mira, éstas son las consecuencias”.

La argentina señala que no llamar a las autoridades fue una torpeza, que aprendieron de la experiencia y que en adelante tendrán más cuidado con la ley.

Paola viste de rosa, pulcra y elegante. Lleva aros de oro y en el cuello una cadena con una imagen de Jesús. Llegó a los 19 años desde Buenos Aires a vivir a Puerto Montt, buscando su destino. Hoy tiene 36 y dice haberlo encontrado. No lleva maquillaje, como todas las mujeres jóvenes aquí.

–Se publicó que ustedes practican sexo sin placer…

–”Si Dios regaló esa experiencia no creo que sea para una sola vez. Aquí las mujeres hablamos mucho de la actitud que hay que tener con el compañero. No tomamos ese encuentro para el placer propio, sino para expresarle amor al otro. Tocarlo, descubrir su cuerpo, pero por amor, no por el sexo en sí, que está tan deformado. Desde el amor se puede tener sensualidad y sexualidad. Aquí no hay machistas ni feministas. Todo es amor”.

–Dicen que Dios habla a través suyo…

–”No puedo negar que tengo una comunicación íntima con Dios, pero igual que cualquier otra persona que la busque de verdad. A cada uno de los que viven aquí, si tú les preguntas, te dirán que sienten a Dios en su corazón. Dios habla a través de la creación, del canto de los pájaros. Si yo tuviera un velo de monja esto sería aceptado. Pero la verdad es que el único enviado de Dios es el Señor, Jesucristo. El resto somos servidores, nada más.”

–¿Por qué la han sindicado como líder?

–”No pueden creer que exista una comunidad sin líder, sin financista. No conciben que nos ayudamos como familia, unos a otros. Si uno gana 500, aporta 500; si otro gana 5 mil, aporta 5 mil. No pueden entender que no haya un poder económico detrás. Quizás también me vieron como líder por mi personalidad, porque como soy argentina soy un poco distinta al resto aquí”.

“esto no es hermético”

Al día siguiente, el sol hace que los jardines de la parcela resplandezcan. Fernando Castillo está con un delantal verde manzana amasando en la cocina. Hoy son pocos. Muchos viajaron a Santiago a realizar distintas actividades. Por ejemplo, a visitar a Nataniel Requena (24) en la casa de sus padres, en Ñuñoa. Están preocupados por él. Perdió a su mujer y ahora está separado de su hija, aunque tiene la esperanza de recuperarla pronto. Según les dijo a sus amigos, una orden judicial le prohíbe entrar a la comunidad “porque podrían lavarle el cerebro” y su familia intenta que retome una vida que abandonó voluntariamente hace años.

Al igual que Marcela Yentzen, 48 años, historiadora. Cuesta imaginar las vueltas que la llevaron a retirarse del mundo para dedicarse a la oración. Militó en el Mapu; se casó y tuvo dos hijos; estudió en la Católica, hizo su maestría en literatura comparada en EE.UU; estudió comunicaciones en el ARCIS, donde ejerció como directora académica de doctorados y fue agregada cultural en Canadá. Pero dice que nada le dio tantas satisfacciones como la vida que lleva ahora.

El hijo de Marcela, Ismael Castillo, fue tentado a los 14 años para dejar el colegio y dedicarse al tenis. Pero no quiso. Estudió filosofía en la Chile. A los tres años se retiró para entrar a la comunidad, como varios jóvenes que viven aquí.

Cerca de ahí, su hermana, Elisa Castillo (16), pasea a su hijo Emanuel, de 10 meses.

–¿Qué sentiste por lo que dijeron tus abuelos –Fernando Castillo y Mónica Echeverría– a la prensa, sobre lo angustiados que están porque ustedes viven aquí?

–Fue una decepción. O lástima por ellos. Porque se preocupen tanto de la imagen.

Sus padres prefieren no referirse al tema.

Hoy, almorzamos lentejas. Otra vez habrá oraciones. Por la tarde, los niños practicarán en su coro. El tiempo transcurre lento. Algunos familiares entran a ver a los suyos. “Esto no está cerrado ni es hermético. Tampoco es que le vayamos a abrir el portón a cualquiera”, acota Paola Olcese.

–¿Cómo evaluan quién puede vivir acá?

–”Se ha dado en forma natural. Algunos han venido, se han quedado un mes y después se van. Pero aquí no se toma ni se fuma ni se consumen drogas. Eso da una pauta. Ellos mismos dicen: No quiero vivir aquí”.

Ya es la noche del segundo día. Suena un disco de música gregoriana mientras se sirve té y grandes bandejas de leche asada salen de los hornos de barro. Hay un ambiente tranquilo. “Tú puedes ver que acá somos todos sanos, que nos tratamos con cariño”, dice Joaquín Leiva (26). “Pero esto no fue así desde un principio. Cuando llegué, solía tener angustia. Uno vive con miedo respecto al futuro. Pero esas emociones no tienen lugar en mi vida actual. ¿Miedo de qué? Mañana haré lo mismo que hoy. No me sostengo por mí mismo: entre todos nos sostenemos. Ahora vivo en el presente. No tengo incertidumbres”.

Son las 9 de la noche. Marcela Yentzen se despide y cierra el porton. Afuera ya no hay periodistas. La comunidad espera que sea un indicio de que la tormenta está pasando. Pero el juicio sigue adelante. El de la justicia y el de la opinión pública también.

LAS CUENTAS DE LA COMUNIDAD

Marcela Yentzen explica como funciona la economía doméstica de la comunidad. Sacando cálculos rápidos llega a la conclusión de que entre todos gastan entre un millón y medio y “como mucho” dos millones de pesos al mes, entre arriendos, bencina, ropa, artículos de aseo y alimentos. “Tanto menos de lo que gastábamos en Santiago”, agrega. Los arriendos son muy baratos, explica, y las compras las hacen en la feria de Lo Valledor, al por mayor.

Yentzen asegura que gran parte de los ingresos del grupo provienen de la venta de pan, que reparten en Pirque -donde venden, por ejemplo, en la bomba de bencina- y a sus conocidos en Santiago. El resto, viene de la plata que gana Enrique Carrión, (54) director de un departamento en una empresa francesa instalada en Chile, y de su marido -Fernando Castillo Echeverría- que aún hace algunos trabajos como corredor de propiedades. También, de la jubilación que recibe una mujer que vive ahí y de las mesadas de algunos de los jóvenes de la comunidad.

Paola Olcese: “Roberto fue alguien que me comprendía”

“De chica yo decía que el sentido de la vida no podía ser estudiar, estudiar, estudiar y trabajar, trabajar, trabajar. Esa vida convencional, donde las cosas son programadas, donde no hay libertad. Conocí a Roberto (Stack) en Elqui, en un taller al que fui con una sicóloga, la mamá de uno de los niños que está aquí. Y me sentí afín a algo con él.

–¿Se enamoró?

–No. Yo estaba con el papá de mi hijo, pero nos estábamos separando, por eso había ido a la sicóloga. En Roberto encontré a alguien que me comprendía, una afinidad, que era el amor por el Señor. Me separé del papá de Sebastián. Pasaron uno o dos años hasta que nos hicimos pareja con Roberto. Conocí a sus hijos y otras personas con las que nos fuimos a vivir juntos, aquí en Santiago. Después nos fuimos a Huasco, ahí tuve a Nazaret y después nos vinimos de nuevo para acá. Cuando ella tenía 2 años nos separamos. Seguimos juntos, pero no como pareja. Y eso hasta el día de hoy.

–¿Fue a través de Roberto que se acercó al cristianismo?

–No, no lo tenía desarrollado como ahora. Ni él tampoco cuando lo conocí. Ahora se dio una forma, con las oraciones y todo.

–¿Ninguno viene del catolicismo?

Sé que algunos vienen de eso. Pero con el poder la Iglesia, no es la que dejó el Señor. Tampoco la agredo ni habló mal, simplemente no es parte de mi vida.

–¿Qué edad tiene Matías, su actual pareja?

–26. Pero él es muy maduro para su edad y yo parezco menor de lo que soy, entonces no parece tanto la diferencia.

–¿Qué piensan sus padres de su vida?

Viven en Argentina, pero les encanta, y los conocen a todos. Han venido. Quizás se vengan para acá.

–¿Por qué cree que hay reacciones de tanta preocupación de algunas familias, como la de Daniel Méndez?

–La de Daniel no más, porque ¿qué otra familia?

–La de Fernando Castillo.

–Básicamente ellos no estuvieron de acuerdo de que Elisa tuviera el bebé aquí, el miedo a que le pase algo. Pero no he leído qué dijo el papá de Fernando, supe que dijo que algo bueno… no sé. En estos días recordaba a Jesús, que no se defendió, pero él sabía cuál era la verdad.

–¿Usted atendió sus propios partos?

–Sí, yo misma, leyendo libros. Además Guacolda, la mamá de Nataniel, es matrona por si hay alguna complicación. Y bueno, cuando nace la guagua, ¡todos a cantar!

sábado 12 de mayo de 2007
http://diario.elmercurio.com/2007/05/12/el_sabado/reportajes/noticias/097C77CB-693E-44F6-B3D8-F272AE4B9D02.htm?id=097C77CB-693E-44F6-B3D8-F272AE4B9D02

El programa de TVN llega a su fin mañana a las 22 horas, tras cuatro meses al aire, que lo convirtieron en el reality más largo que se ha visto en la TV local. Aquí cifras clave, en qué están los eliminados y en qué están los planes para una segunda parte.

Las platas

Entre enero y marzo (las cifras de abril aún no están disponibles), Pelotón le significó a TVN $11.066.885.564 de ingresos por venta de avisos, según Megatime. Esa cifra considera las ventas del programa mismo, de Abre Los Ojos y de Pelotón PM, las emisiones que se hicieron durante el Festival de Viña. Y la caja registradora del canal público seguirá marcando ingresos, porque para la semana final, avisar en el reality tendrá un valor neto de $ 2,5 millones, el precio más caro de la pauta de la red estatal.

La audiencia

Hasta el cierre de esta edición, Pelotón promediaba 20,4 puntos de rating, según datos de Time Ibope. El episodio más visto fue la elección de los finalistas, donde fue eliminado el recluta Vergara, que obtuvo 31,3 puntos de audiencia, seguido por el episodio del 6 de marzo, que consiguió 27,4 unidades. Mientras, Abre Los Ojos, el programa satélite del reality, consiguió un promedio de 19,2 puntos de rating, con su mayor audiencia de 25,5 unidades la noche en que el recluta Alvarez salió eliminado.

El balance de las fuerzas

Gutiérrez, Matulic y Marengo llegan a la final con estadísticas similares después de sus 124 días al interior de la base estudio. Mientras Matulic es el que se anotó más triunfos en combates (12), Gutiérrez lo sigue de cerca con nueve y Marengo se apunta ocho. El menos querido por el público es Matulic, que fue nominado tres veces por esa razón y recibió otros tres castigos de los espectadores (raparse al cero, desfilar en zunga y pasar un día esposado a Grassi). Y Marengo fue la única de los finalistas que no se anotó una victoria en alguna prueba de eliminación.

El futuro

Los reclutas se despedirán hoy por la noche de la base-estudio en pantalla. Y el regimiento de Calera de Tango todavía no se termina de desocupar y TVN ya piensa en reutilizarlo. La segunda versión del reality está aprobada, y al interior de la red pública decidieron hacer Pelotón II: el llamado a casting debía partir en estos días y la fecha de salida del programa sería en septiembre.

Mientras, la versión VIP del espacio, aunque está en los planes, todavía no está contemplada para ser realizada.

La vida fuera de la base

Los reclutas tienen contratos que duran hasta seis meses tras el fin del reality. Casi todos son reacios a admitir algún área de descontento, pero Alvo confiesa que no logró sus objetivos al entrar, porque pensaba potenciar su carrera de actriz y actualmente sólo continúa su trabajo de barwoman. Pero igualmente son pocos los que han logrado dividendos concretos. Los más exitosos son Huerta, que consiguió animar eventos, Corvalán que es modelo en la agencia Elite y, según dice, tiene conversaciones con TVN para incorporarse a un proyecto, y Pestán, que ha participado, por ejemplo, en Teatro en Chilevisión.

Octubre 5:
Hoy comienza mi vida, mis padres no lo saben todavía.
Soy tan pequeña como una semilla de manzana, pero ya existo y soy única en el mundo y diferente a todas las demás. Y, a pesar de que casi no tengo forma aún, seré una niña. Tendré cabellos rubios y ojos azules, y sé que me gustarán mucho las flores.
Los científicos dirían que todo esto ya lo tengo impreso en mi código genético.

Octubre 19: He crecido un poco, pero soy todavía demasiado pequeña para poder hacer algo por mí misma. Mamá lo hace todo por mí.
Pero lo más gracioso es que ni siquiera sabe que me está llevando consigo, precisamente debajo su corazón, alimentándome con su propia sangre.

Octubre 23: Mi boca comienza a tomar forma. ¡Parece increíble! Dentro de un año, poco más o menos, estaré riendo, y más tarde ya podré hablar. Desde ahora sé cuál será mi primera palabra: Mamá. ¿Quién se atreve a decir que todavía no soy una persona viva? Por supuesto que lo soy, tal como la diminuta miga de pan es verdaderamente pan.

Octubre 27: Hoy comenzó a latir mi corazón por su cuenta.
De ahora en adelante latirá constantemente toda mi vida, sin detenerse para descansar. Luego, después de muchos años, se sentirá fatigado y se detendrá y yo moriré de forma natural. Pero ahora no estoy al final, sino al principio de mi vida.

Noviembre 2: Cada día crezco un poquito, están tomando forma mis brazos y mis piernas. Pero ¡cuánto habré de esperar hasta que mis piernecitas me lleven corriendo a los brazos de mi madre, hasta que mis brazos puedan estrechar a mi padre!

Noviembre 12: En mis manos empiezan a formarse unos dedos pequeñísimos.
Es extraño lo pequeños que son; sin embargo, ¡qué maravillosos serán! Acariciarán un perrito, arrojarán una pelota, recogerán flores, tocarán otra mano. Mis dedos tal vez algún día puedan tocar el violín o pintar un cuadro.

Noviembre 20: Hoy el médico le anunció a mi mamá por primera vez, que yo estoy viviendo aquí bajo su corazón.
¿No te sientes feliz mamita?
¡Pronto estaré entre tus brazos!

Noviembre 25: Mis padres todavía no saben que soy una niña, quizás esperan un varón. ¡O tal vez mellizos! Pero les daré una sorpresa; quiero llamarme Catalina, como mamá.

Diciembre 13: Ya puedo ver un poquito, pero estoy rodeada aún por la oscuridad. Sin embargo, pronto se abrirán mis ojos al mundo del sol, de las flores, y de los sueños.
Nunca he visto el mar, ni una montaña, tampoco un arco iris.

¿Cómo serán en realidad? ¿Cómo eres tú, mamá?

Diciembre 24: Mamá, puedo oír tu corazón que late.
¿Puedes oír tú el mío? Lup-dup, lup-dup…, tendrás una hijita sana, mamá.
Sé que algunos niños tienen dificultades para entrar en el mundo, pero hay médicos que ayudan a las madres y a los recién nacidos.
Sé también que muchas madres habrían preferido no tener al hijo que llevan en su seno. Pero yo estoy ansiosa de encontrarme en tus brazos, de tocarte la cara, de mirarte a los ojos, ¿Me esperas tú con la misma alegría que yo a tí?

Diciembre 28:
¿Qué está sucediendo?
¿Qué hacen?
¡Mamá, no dejes que me maten! ¡No, no!

Mamá,

¿Por qué permitiste que le pusieran fin a mi vida? Habríamos sido tan felices…

1178504626_f.jpg


Realmente estaría demás agregar muchas palabras a esta historia.
Las estadísticas a nivel mundial sobre el aborto son realmente alarmantes.,
Miles de personas en toda Latinoamérica y el mundo entero marchan por la legalización del aborto…

Como jóvenes CRISTIANOS dejemos bien claro lo que pensamos., gritemos., oremos a los cuatro vientos… de norte a sur., de este a oeste…

SI A LA VIDA. NO AL ABORTO!

Hay situaciones en cual los jóvenes., en una manera irresponsable de actuar, tienen sexo descontrolado sin importarle lo que va a pasar a los 9 meses…
Como consecuencia., un hijo no querido y como solución toman el ABORTO.

ES LA SALIDA EL ABORTO? NO…

Tenemos un Dios que es el creador de la vida.,
El nos hizo., el te formo a vos., me formo a mi…

Somos conciente que somos hijos de DIOS., y que DIOS AMA LA VIDA.,
Ama tanto la vida que dio a su HIJO JESUS., a morir en una cruz por vos y por mí…

Es mi deseo y el de todo la comunidad de JOVENES UNIDOS., que luchemos por la vida…

DIOS TIENE GRANDES COSAS PARA TU VIDA., EL TIENE UN PROPOSITO PARA VOS…

Estemos orando UNIDOS para el NO A LA LEGALIZACION DEL ABORTO…
Y si tuviste o tenes el pensamiento de ABORTAR…
Podes ser libre de ese pensamiento en el nombre de JESUS.,
Repetí esta oración…

Oración:

Padre., no quiero culpar a los que me rodean de lo que me toca vivir por consecuencia de mis actos…
No quiero opacar mi vida con una decisión tan cruel como la del aborto.
Señor te pido perdón por mis pecados…
Te pido que entres en mi corazón y me llenes de tu presencia…
Hazme libre de los malos pensamientos, declaró LIBERTAD en tu nombre.

En el nombre de CRISTO JESUS… AMEN…

Queridas hermanas y hermanos:

Es una gran alegría estar reunidos en la Catedral de Santiago -en el corazón de la ciudad- en este 1º de mayo, fiesta de San José Obrero, junto a nuestro Pastor, el Cardenal Francisco Javier Errázuriz, y junto a ustedes, trabajadores y trabajadoras, hombres y mujeres dedicados al servicio público desde los sindicatos, desde el parlamento, el gobierno y la oposición, para celebrar y agradecer los 30 años de la Vicaría para la Pastoral de los Trabajadores.

Celebrar implica no sólo mirar con atención el paso de la acción fecunda de Cristo Resucitado por la historia de la Vicaría, de la Iglesia y de nuestro país. Es también una invitación a escrutar los signos de los tiempos en medio de las angustias y esperanzas de nuestras hermanas y hermanos trabajadores que en Chile hoy nos interpelan. Para todos es claro que el desafío de la justicia y el compromiso social sigue tan vigente como el año en que nació nuestra querida Vicaría, aunque sea en un contexto muy diferente.

1. El evangelio del trabajo

Hace pocos días nuestro Cardenal Arzobispo de Santiago, en su mensaje de Pascua de Resurrección, a propósito de la vigencia del mensaje de Jesucristo, nos enfatizaba que “la violencia, la separación, la injusticia, la falsedad, la muerte y el mal no pueden tener la última palabra. No pueden tenerla, y no la tienen. La última palabra no la tiene el odio sino el amor, tampoco la muerte, pero sí la vida; no la tiene la enemistad sino la reconciliación, tampoco la mentira pero sí la verdad, no la tiene la violencia sino la paz”.

Si aplicamos esta certeza a la vida de los trabajadores tendremos que reconocer que, mientras persistan los problemas de acceso y calidad del empleo, será muy difícil vivir en una sociedad solidaria y lograr la anhelada equidad social. De ahí que sean tan pertinentes las palabras del Papa Juan Pablo en su visita a Chile el año 1987: “El trabajo estable y justamente remunerado posee, más que ningún otro subsidio, la posibilidad intrínseca de revertir aquel proceso circular que han llamado “repetición de la pobreza y de la marginalidad”, y añade: “No descansemos hasta no ver hecho posible para todos el acceso a ese auténtico derecho fundamental para la persona humana, el derecho – correlativo al deber- de trabajar”.

En el evangelio del trabajo tenemos el ejemplo más convincente de solidaridad. Dios todopoderoso que, en su grandeza trasciende totalmente a los hombres, no es un Dios del ocio sino un Dios que trabaja por nuestro bien y nos invita a colaborar con Él, en bien de todos, especialmente de los más pobres y abandonados. Por amor, ¡por solidaridad!, se hace hombre, y lleva como uno más una vida de trabajo. Jesucristo es el mejor ejemplo de solidaridad sin fronteras que los trabajadores y la sociedad entera están llamados a seguir e imitar. Dondequiera que un hombre o una mujer desarrolle su actividad, trabaje, ame y sufra, ahí está presente Cristo.

En su reciente Carta Apostólica sobre la Eucaristía, el Papa Benedicto XVI nos recuerda que “el trabajo reviste una importancia primaria para la realización del hombre y el desarrollo de la sociedad, y por eso es preciso que se organice y desarrolle siempre en el pleno respeto de la dignidad humana y al servicio del bien común. Al mismo tiempo, es indispensable que el hombre no se deje dominar por el trabajo, que no lo idolatre, pretendiendo encontrar en él el sentido último y definitivo de la vida” (Sacramentum Caritatis, 74).

2. La solidaridad hoy: un imperativo con el mundo del trabajo

Jesucristo sufría con la falta de solidaridad y por eso quería que fuéramos discípulos suyos en ésta actitud. De hecho la solidaridad es una verdadera y propia virtud moral y social, no un “sentimiento superficial por los males de tantas personas, cercanas o lejanas”, como lo decía Juan Pablo II. “Al contrario, [la solidaridad] es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos” (Sollicitudo Rei Socialis, 38). Es, por tanto, verdaderamente solidario quien transforma en actos de justicia su compasión por los otros, tal como lo afirmara San Alberto Hurtado.

Hoy es urgente multiplicar los mecanismos y energías para llegar a ser una sociedad más justa y solidaria. El “alma de Chile” y su gente conocen bien el significado de la solidaridad. Sin embargo, lo decimos con dolor, Chile es el tercer país con la peor distribución del ingreso en América Latina. Esta grave anomalía afecta a toda la sociedad y, obviamente, a los más pobres. Y ya sabemos que “los pobres no pueden esperar”; tampoco los trabajadores de nuestro país.

Hay quienes piensan que hay un antagonismo irreconciliable entre prosperidad y solidaridad, entre políticas de protección social y crecimiento económico. En el designio de Dios, cada uno de sus hijos está llamado a vivir conforme a su dignidad. No mañana: hoy.

Chile ha crecido mucho en las últimas décadas, pero el crecimiento económico por sí solo no es suficiente para solucionar los problemas laborales. Esta realidad, sin embargo, no nos quita la vergüenza de vivir en un país al que aún le falta tanto para que haya una mayor equidad y una distribución más justa de los bienes que el Creador puso en nuestras manos para que llegue dignamente el pan a las mesas de todos sus hijos y sus hijas.

3. La solidaridad hoy exige acortar las brechas

La solidaridad hoy exige acortar las brechas y ponerse manos a la obra en muchos frentes. Uno de ellos se debate en estos días: el acceso, las oportunidades y la calidad en el campo de la educación. Por eso la Iglesia piensa que un debate serio sobre la educación es central para nuestro país.

La baja calidad y falta de equidad en los servicios sociales son un acuciante desafío, particularmente en la educación y también en la salud. Es otra brecha que debemos acortar. En ambos casos se ha logrado una cobertura muy amplia. Sin embargo, la calidad de los servicios aún es insatisfactoria, y son los más pobres quienes más las sufren.

Hay también otras realidades que nos interpelan, como el acceso a una vivienda digna y las deficiencias del transporte público. ¿Quienes sufren principalmente las fallas y los errores ? Lamentablemente, los pobres: los que no debieran esperar.

4. “¿No es este el hijo de José el carpintero?”

Los estudios nos señalan que en Chile hay fuertes formas de discriminación en el mercado laboral. Esto se agrava aún más cuando se trata de mujeres, jóvenes, minorías étnicas e inmigrantes. Una sociedad que se funda sobre el respecto irrestricto de la dignidad de cada persona no excluye, no margina: siempre incluye, siempre ofrece, siempre da oportunidades.

Y más encima el trabajador que viene de La Legua, El Volcán o el campamento El Gomero es mal mirado, es discriminado. Eso es lo que en su tiempo sufrió el mismo Jesús cuando la gente se preguntaba: “¿No es el hijo de José el carpintero?… ¿de dónde le viene todo esto?” O, cuando decían, “¿acaso de Nazaret puede salir algo bueno?”…. El evangelio de hoy nos interpela porque Jesús no es acogido entre los oyentes de su pueblo. Un trabajador, un campesino, un hijo de carpintero, no podía humanamente enseñar con la sabiduría de los escribas y doctores de la ley. El rechazo a Jesús, al hijo del carpintero, es el rechazo a la sabiduría de Dios, que siendo grande se hizo pequeño, siendo rico se hizo pobre, siendo fuerte se hizo débil, a fin de engrandecernos con su pequeñez, enriquecernos con su pobreza, y fortalecernos con su debilidad.

5. El trabajo decente: una expresión de solidaridad

La solidaridad también se expresa en un trabajo digno, o lo que hoy se llama un “trabajo decente” y en la necesidad de disminuir la alta tasa de informalidad.

El trabajo decente es un concepto con múltiples dimensiones, entre las que se incluye contar con adecuadas condiciones de trabajo, remuneraciones justas, estabilidad contractual, protección social para los trabajadores y un equilibrio entre el empleo y la vida familiar.

Nuestro país constituye para muchos un ejemplo en América Latina y hay razones para pensarlo. Sin embargo, la Organización Internacional del Trabajo denuncia que sólo un 32 % de los trabajadores posee lo que se califica como un “trabajo decente”. ¡Menos de un tercio de los hijos e hijas de Chile tiene un trabajo decente!

Hoy no sólo es necesario avanzar en materia de cobertura de empleo, sino también en calidad del mismo.

6. El derecho a una vida digna en la vejez

La solidaridad debe expresarse también con los adultos mayores. Por esta razón miramos con especial atención la discusión sobre la reforma al sistema de pensiones. Aquí hay una gran oportunidad para corregir algunas de las más profundas desigualdades de nuestro país. Es muy importante que las personas tengan ingresos más seguros durante la vejez, para así vivir dignamente. También lo es la situación de las mujeres y los trabajadores independientes porque son más vulnerables.

Sostener la reforma sobre la base de la solidaridad con nuestros mayores es un imperativo ineludible. Por eso, la protección frente al desempleo, frente a los problemas de salud y frente a la vejez, constituyen desafíos que debemos enfrentar con seriedad y responsabilidad.

7. Negociación colectiva: un instrumento de solidaridad con los trabajadores

El Magisterio de la Iglesia Universal y nuestra Iglesia chilena reconocen la función fundamental desarrollada por los sindicatos de trabajadores, cuya razón de ser consiste en el derecho de los trabajadores a formar asociaciones o uniones para defender los intereses vitales de la sociedad . Ahora bien, el contexto socioeconómico actual, caracterizado por procesos de globalización económico-financiera cada vez más vastos y más rápidos, requiere de la renovación de los sindicatos. En la actualidad los sindicatos están llamados a actuar en formas nuevas .

La solidaridad también debe expresarse en el fortalecimiento de los sindicatos como instrumentos para mejorar la producción y la calidad de vida de los trabajadores. Esta afirmación de la Doctrina Social de la Iglesia no solo debe ser entendida por el mundo de los trabajadores. Es fundamental que los empleadores entiendan al sindicato como un aliado en sus actividades productivas y no a un enemigo, como muchas veces es tratado. En este contexto, nos parece importante que se revise y discuta ampliamente las normativas que rigen el proceso de negociación colectiva, para convertirlas en un instrumento real de dialogo, en un clima de confianza, entre empleadores y trabajadores.

8. Responsabilidad Social empresarial es una expresión de solidaridad

Un signo de esperanza en nuestros tiempos es el surgimiento de empresas con auténtica responsabilidad social. Esta responsabilidad Social de la Empresa es también justicia social y compromiso con la persona y la familia del trabajador. Los empresarios y dirigentes que administran sus empresas con responsabilidad social realizan prácticas empresariales abiertas y transparentes, generan utilidades o beneficios no sólo para los accionistas y asociados, sino también para los trabajadores, la sociedad y el Estado, asegurando el desarrollo sostenible y la mejora de la calidad de vida a todos los que se relacionan directamente con ella. Allí se construye la esperanza de que es posible la solidaridad hoy.

Como Vicario de la Pastoral Social y de los Trabajadores me ha tocado visitar muchas fábricas y empresas. En algunas de ellas he visto modelos de desarrollo que me llenan de orgullo y alegría. He visto a trabajadores contentos y realizados a quienes se les respetan sus horarios de trabajo y la libre asociación, se les remunera justamente por el trabajo realizado, encuentran espacio para el diálogo con sus empleadores, se les capacita para que puedan realizar con buenas herramientas personales el trabajo que se les encomienda. En fin lugares de trabajo donde el “capital humano” es central para el logro de las metas de producción y desarrollo de esas empresas.

9. Conferencia de Aparecida: una oportunidad de renovar nuestro compromiso por los más pobres y los trabajadores

Dentro de pocos días se dará inicio en Brasil, a la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. En sus documentos de preparación se afirma con especial fuerza que “la evidencia empírica permite afirmar que en América Latina se mantiene una grave injusticia social, que frena el posible desarrollo humano de millones de habitantes. Y, para escándalo de muchos, todo esto sucede en un Continente de bautizados. Imposible dejar de preguntarse, ¿por qué la verdad de nuestra fe y de nuestra caridad no han tenido la debida incidencia social?”.

Les pido orar para que esta Conferencia sea guiada por el Espíritu del Señor e ilumine, con una fecunda reflexión, el caminar de la Iglesia Latinoamérica, y en especial la Chilena, para que la Iglesia siga estando junto a los predilectos de Dios, como lo hemos aprendido del Señor Jesús, para que así nuestros pueblos en Él tengan Vida.

En esta nueva etapa de la Vicaría de la Pastoral Social y de los Trabajadores, ante cada uno de Uds, trabajadores y trabajadoras, autoridades de gobierno, empresarios y fieles, hoy queremos reafirmar el compromiso de colaborar en la construcción de un orden social más justo y fraterno. Queremos encender una luz de esperanza que guíe y anime los esfuerzos que se realizan para que cada trabajador y trabajadora de nuestra patria pueda realizar la profunda vocación de ser un auténtico hijo e hija de Dios. Para que haya empresas más solidarias, trabajadores solidarios que se organizan, diálogo solidario y corresponsable entre empleadores y obreros. Es decir, ¡solidaridad hoy!

Este es el sueño de los padres de la patria, de O`Higgins, Carrera, Prat y Alberto Hurtado: una nación de hermanos no de enemigos, de libertad no de miseria. Una nación justa, no la vergüenza de la inequidad, un Chile con Alma solidaria, no un país rendido al individualismo.

Que los apóstoles del Señor Jesús -pescadores artesanales, labradores, ex cobradores de impuestos- nos inspiren con su testimonio del Resucitado. Que San José Obrero, varón justo y solidario, nos sostenga en las horas de fatiga. Que San Alberto Hurtado y Santa Teresita de Los Andes iluminen nuestras tareas y que Nuestra Señora del Carmen, Madre de nuestra patria nos acompañe constantemente con su amor. Amén

Pbro. Rodrigo Tupper Altamirano
Vicario de Pastoral Social y de los Trabajadores
Catedral de Santiago
Fiesta de San José Obrero
1º de mayo de 2007

Un poco de Historia.

El día 1 de Mayo del año 1955, el Papa Pío XII, instituyó la fiesta de San José Obrero. Una fiesta bien distinta que ha de celebrarse desde el punto de partida del amor a Dios y de ahí pasar a la vigilancia por la responsabilidad de todos y de cada uno al amplísimo y complejo mundo de la relación con el prójimo basada en el amor: desde el trabajador al empresario y del trabajo al capital, pasando por poner de relieve y bien manifiesta la dignidad del trabajo -don de Dios- y del trabajador -imagen de Dios-, los derechos a una vivienda digna, a formar familia, al salario justo para alimentarla y a la asistencia social para atenderla, al ocio y a practicar la religión que su conciencia le dicte; además, se recuerda la responsabilidad de los sindicatos para logro de mejoras sociales de los distintos grupos, habida cuenta de las exigencias del bien de toda la colectividad y se aviva también la responsabilidad política del gobernante.

Todo esto incluye ¡y mucho más! la doctrina social de la Iglesia porque se toca al hombre al que ella debe anunciar el Evangelio y llevarle la Salvación; así mantuvo siempre su voz la Iglesia y quien tenga voluntad y ojos limpios lo puede leer sin tapujos ni retoques en Rerum novarum, Mater et magistra, Populorum progressio, Laborem exercens, Solicitudo rei socialis, entre otros documentos. Dar doctrina, enseñar donde está la justicia y señalar los límites de la moral; recordar la prioridad del hombre sobre el trabajo, el derecho a un puesto en el tajo común, animar a la revisión de comportamientos abusivos y atentatorios contra la dignidad humana… es su cometido para bien de toda la humanidad; y son principios aplicables al campo y a la industria, al comercio y a la universidad, a la labor manual y a la alta investigación científica, es decir, a todo el variadísimo campo donde se desarrolle la actividad humana.

Nada más natural que fuera el titular de la nueva fiesta cristiana José, esposo de María y padre en funciones de Jesús, el trabajador que no lo tuvo nada fácil a pesar de la nobilísima misión recibida de Dios para la Salvación definitiva y completa de todo hombre; es uno más del pueblo, el trabajador nato que entendió de carencias, supo de estréchese en su familia y las llevó con dignidad, sufrió emigración forzada, conoció el cansancio del cuerpo por su esfuerzo, sacó adelante su responsabilidad familiar; es decir, vivió como vive cualquier trabajador y probablemente tuvo dificultades laborales mayores que muchos de ellos; se le conoce en su tiempo como José «el artesano» y a Jesús se le da el nombre descriptivo de «el hijo del artesano». Y, por si fuera poco, los designios de Dios cubrían todo su compromiso.

Fiesta sugiere honra a Dios, descanso y regocijo. Pues, ánimo. Honremos a Dios santificando el trabajo diario con el que nos ganamos el pan, descansemos hoy de la labor y disfrutemos la alegría que conlleva compartir lo nuestro con los demás.

Que nos dice SS Juan Pablo II

“Lo que hacéis, hacedlo con toda el alma, como para servir al Señor… Servid a Cristo Señor” ( Col 3, 23 s.).

¿Cómo no ver en estas palabras de la liturgia de hoy el programa y la síntesis de toda la existencia de San José, cuyo testimonio de generosa dedicación al trabajo propone la Iglesia a nuestra reflexión en este primer día de mayo? San José, “hombre justo”, pasó gran parte de su vida trabajando junto al banco de carpintero, en un humilde pueblo de Palestina. Una existencia aparentemente igual que la de muchos otros hombres de su tiempo, comprometidos, como él, en el mismo duro trabajo. Y, sin embargo, una existencia tan singular y digna de admiración, que llevó a la Iglesia a proponerla como modelo ejemplar para todos los trabajadores del mundo.

¿Cuál es la razón de esta distinción? No resulta difícil reconocerla. Está en la orientación a Cristo, que sostuvo toda la fatiga de San José. La presencia en la casa de Nazaret del Verbo Encarnado, Hijo de Dios e Hijo de su esposa María, ofrecía a José el cotidiano por qué de volver a inclinarse sobre el banco de trabajo, a fin de sacar de su fatiga el sustento necesario para la familia. Realmente “todo lo que hizo”, José lo hizo “para el Señor”, y lo hizo “de corazón”.

Todos los trabajadores están invitados hoy a mirar el ejemplo de este “hombre justo”. La experiencia singular de San José se refleja, de algún modo, en la vida de cada uno de ellos. Efectivamente, por muy diverso que sea el trabajo a que se dedican, su actividad tiende siempre a satisfacer alguna necesidad humana, está orientada a servir al hombre. Por otra parte, el creyente sabe bien que Cristo ha querido ocultarse en todo ser humano, afirmando explícitamente que “todo lo que se hace por un hermano, incluso pequeño, es como si se le hiciese a Él mismo” (cf. Mt 25, 40). Por lo tanto, en todo trabajo es posible servir a Cristo, cumpliendo la recomendación de San Pablo e imitando el ejemplo de San José, custodio y servidor del Hijo de Dios.

Al dirigir hoy, primer día de mayo, un saludo cordialísimo a todos vosotros, reunidos aquí, en el patio de San Dámaso, mi pensamiento va con todo afecto especialmente a los trabajadores presentes y, mediante ellos, a todos los trabajadores del mundo, exhortándoles a tomar renovada conciencia de la dignidad que les es propia: con su fatiga sirven a los hermanos: sirven al hombre y, en el hombre, a Cristo. Que San José les ayude a ver el trabajo en esta perspectiva, para valorar toda su nobleza y para que nunca les falten motivaciones fuertes a las que pueden recurrir en los momentos difíciles.

Mayo, consagrado a la Virgen. 

Hoy comienza el mes que la piedad popular ha consagrado de modo especial al culto de la Virgen María. Al hablar de San José y de la casa de Nazaret, el pensamiento se dirige espontáneamente a Aquella que, en esa casa, fue durante años la esposa afectuosa y madre tiernísima, ejemplo incomparable de serena fortaleza y de confiado abandono. ¿Cómo no desear que la Virgen Santa entre también en nuestras casas, obteniendo con la fuerza de su intercesión materna -como dije en la Exhortación Apostólica “Familiaris consortio”- que “cada familia cristiana pueda llegar a ser verdaderamente una “pequeña Iglesia”, en la que se refleje y reviva el misterio de la Iglesia de Cristo” (n. 86)?

Para que esto suceda, es necesario que en las familias florezca de nuevo la devoción a María, especialmente mediante el rezo del Rosario. El mes de mayo, que comienza hoy, puede ser la ocasión oportuna para reanudar esta hermosa práctica que tantos frutos de compromiso generoso y de consuelo espiritual ha dado a las generaciones cristianas, durante siglos. Que vuelva a las manos de los cristianos el rosario y se intensifique, con su ayuda, el diálogo entre la tierra y el cielo, que es garantía de que persevere el diálogo entre los hombres mismos, hermanados bajo la mirada amorosa de la Madre común.

Oremos

Dios nuestro, creador del universo, que has establecido que el hombre coopere con su trabajo al perfeccionamiento de tu obra, haz que, guiados por el ejemplo de San José y ayudados por sus plegarias, realicemos las tareas que nos asignas y alcancemos la recompensa que nos prometes. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Página siguiente »