Estudio sobre la relación entre la evolución demográfica y el crecimiento económico presentado en Berlín muestra la importancia a largo plazo de la política familiar.treestandard2.gif

Una política familiar que contemple las necesidades de las familias modernas sería un factor positivo para aumentar el crecimiento económico. Así lo demostró un análisis realizado por la Asociación Alemana de la Industria (BDI) y el Instituto de Economía alemán (IW) por encargo del ministerio de Familia.

La tasa de natalidad actual en Alemania es del 1,3 hijos por mujer. Según los cálculos de los expertos, la tendencia actual se podría invertir y, mientras sobre la base demográfica actual la tasa de natalidad podría retroceder hasta el 0,7 en 2030, con una política orientada a la familia la situación podría mejorar en el 2050 y alcanzaría incluso un 1,7.

Ursula von der Leyen, ministra de Familia.Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Ursula von der Leyen, ministra de Familia.Según la ministra de Familia Ursula Von der Leyen, con una política adecuada éste sería un objetivo realista. “El análisis documenta que una política familiar adecuada contribuiría a contrarrestar el efecto de freno que la situación demográfica provoca para el bienestar y el crecimiento”, añadió la ministra.

Mayor integración de la mujer

Como factores fundamentales para ello, durante la presentación del estudio se mencionaron por ejemplo, el apoyo pecuniario a los padres, periodos de aprendizaje más cortos, una mejor oferta de centros educativos y jardines de infancia, y una mayor integración de la mujer en el mercado laboral.

En este último punto, Von der Leyen calificó la situación de Alemania como “nada mala”. Según un estudio publicado por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, es el sexto país del mundo donde la mujer está mejor integrada en el mundo laboral. Sin embargo, en el caso madres trabajadoras cae hasta la 16ª posición.

La ministra insistió en este tema mostrando sus intenciones de mejorar la compatibilidad de la vida familiar y profesional para las mujeres. Según Michael Hüthers, director del IW, esto aumentaría los ingresos fiscales del estado y haría disminuir las contribuciones para prestaciones sociales aumentando el número de contribuyentes.

Soluciones empresariales para la familia

Entre las soluciones, el presidente de la BDI, Jürgen Thumann, comentó además la importancia de una política empresarial adecuada. Así, las grandes empresas deberían adoptar medidas y programas para atender a los niños de los empleados, además de mayor flexibilidad horaria y contemplar la posibilidad del trabajo a media jornada o desde casa.

Los resultados muestran que un país que fomenta la natalidad necesita de los esfuerzos de la economía y las empresas. Von der Leyen apuntó como ejemplo una red de 350 empresas que forman parte de un programa para compaginar la vida profesional y la familia. Iniciativas como esta podrían así invertir la evolución demográfica y económica del país.