hola amigos… les envio este link a youtube, porque subí un video de una canción que esta en mi primer CD… espero que les guste… es muy sencillo pero es una linda mamera de que puedan oir par te de mi trabajo musical… les cuento que mi tercer CD….. esta pronto a salir… asi que le pido mucha oración…

este es   el link pinchen aqui

un gran abrazo… y muchas gracias… espero sus comentarios.

mas información en:
(56-63) 52 49 55
http://www.fotolog.com/fraublume

Anuncios

La oferta de valor inicial de la compañía -el buscador- se ha ampliado, abarcando casi la totalidad de las necesidades de creación, manejo y distribución de información y conocimiento. Google no sólo se ha transformado en la mayor empresa de internet, sino en la mayor empresa de publicidad y medios?donde nosotros somos la parte más activa de la creación de contenido.

01_308007841_36000.jpgLa mayoría de las empresas se esfuerzan en crear marca, pero son pocas las que logran crear una cultura y, literalmente, cambiar el mundo.

¿Un ejemplo? El consejo más común que recibe alguien que necesita saber algo es “Google It” (Googléalo). No es un piropo menor para una empresa fundada recién en 1998 con el objetivo de “organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”.

Hace diez años la empresa no existía, hace siete no tenía un modelo de negocios, pero en los últimos seis años ha adquirido total o parcialmente casi 50 compañías, y para mediados de 2006 estaba formada por más de 8.000 empleados, tenía ingresos por US$ 10.000 millones, y un flujo de caja operacional de US$ 4.000 millones. Hoy tiene más de 15.000 empleados.

Además, su oferta de valor inicial -el buscador- se ha ampliado abarcando casi la totalidad de las necesidades de creación, manejo y distribución de información y conocimiento. Google no sólo se ha transformado en la mayor empresa de internet, sino en la mayor empresa de publicidad y medios?donde nosotros somos la parte más activa de la creación de contenido.

Dos aspectos explican el porqué de este fenómeno. Primero, una oferta dramáticamente distinta que genera gran valor para el mercado y, segundo, un impacto económico y social que produce adopción y crecimiento viral. El valor para el mercado se da a dos niveles: impacto en los negocios y en la vida diaria.

¿En negocios? Tenemos versiones premium de sus productos, como GoogleEarth, que ha redefinido bases de datos geo-referenciadas, hasta una inteligencia y base publicitaria única en el mundo. Además, posee quizás la mayor base de usuarios del mundo, contada en millones? MUCHOS millones. Ha creado un nuevo modelo cultural de la empresa moderna: todos pueden innovar, casi todos sus productos interoperan, la mayoría funciona MUY bien, y generan una experiencia de consumo que nos hace pensar cómo hemos podido vivir sin sus productos. Ingredientes críticos para productos virales. Como resultado, Google es quizás una de las empresas de mayor carisma y mayor innovación del mundo.

¿Y la vida diaria? Nos la ha cambiado con más de 100 productos que van desde aplicaciones para computadores personales (PCs) hasta búsqueda, publicidad, comunicaciones, localización, entre otros. Al principio, se trataba de tener acceso a mucha información de manera simple y rápida. Hoy ha cambiado la manera en que pensamos acerca de información, desde tener acceso a libros en la web, conocer los restaurantes cercanos a casa con GoogleEarth o Maps y tener sus datos sólo con un clic. Nos hemos convertido en fotógrafos, y compartido nuestras fotos de lugares especiales en GoogleEarth. Nos hemos transformado en periodistas y directores de cine con videos a YouTube. Hemos sido diseñadores y compartido diseños con SketchUp, y dejado el dolor de cabeza de buscar archivos perdidos en nuestros computadores. De acuerdo a Tom O´Reilly, Google es quien mejor representa el espíritu de web 2.0, lo que no es poco, dado que la web 2.0 está cambiando nuestro futuro, creando comunidades cada vez más interconectadas.

Ofrece productos casi sin barreras de salida, y posee la base de usuarios de mayor lealtad que existe (aún más que Apple). No hace grandes campañas de marketing, pero es una de las marcas más reconocidas del mundo. Sus productos son fáciles e intuitivos de usar, livianos y gratis para usuarios finales, pero comerciales por naturaleza.

No sólo esto, sino que se ha comprometido con democratizar las tecnologías de la información al incorporarse al proyecto OLPC (One Laptop per Child); mediante GoogleWifi está ofreciendo servicios gratis de internet inalámbrica, y quiere revolucionar la telefonía móvil mediante GooglePhone.

Esto ya es bastante. Sin embargo, es interesante además ver el impacto que la empresa tiene en nuestra cultura cuando este impacto se institucionaliza. En julio de 2006 un nuevo verbo fue añadido al Merriam Webster Collegiate Dictionary y al Oxford English Dictionary: to google (googlear). Es un dato menor, pero fuerte, que no debe haber estado en los sueños de Larry Page y Sergey Brin cuando eran estudiantes de doctorado en Stanford a principios de 1998.

http://www.quepasa.cl/medio/articulo/0,0,38039290_101111578_307989044,00.html

Regresen al pasado y recuerden cuando eran pequeños, que es lo que querían ser cuando fuesen grandes: Militar, Policía, Doctor, Artista, Abogado, Periodista, etc. Por lo que recuerdo que “cada uno debe conocer el problema social general, debe tener una preocupación especial por estudiar su carrera en función de los problemas sociales propios de su ambiente profesional” (Pbro. Alberto Hurtado)”. Así es, de pequeños no sabemos mucho de la vida, y solo dejamos volar nuestra imaginación para decir lo que desearíamos ser cuando fuésemos grandes. Pero me pregunto ¿quien de pequeño pensó en ser un abuelo cuando fuese grande?.

 

Creo que tal vez nadie pensó en esa posibilidad, y porque querer ser un abuelo si ya están grandes, porque querer ser un abuelo si ellos no saben como manejar el internet, o usar un celular, o como funcionan los aparatos electrónicos, y aparte de todo, ya no ven bien, y se les olvida las cosas.

 

Durante la Pasión del Señor, Jesús pregunta tres veces a Pedro si lo amaba, y Pedro siempre respondía en forma afirmativa, negando la triple negación del Apóstol, antes de que cante el gallo por tercera vez (San Juan 18, 1 – 19, 42). A lo anterior podemos decir que en la actualidad más que palabras, necesita de hechos. Ya lo dice el refrán: “obras son amores y no buenas razones”.

 

En más de una ocasión mi abuelo me dijo que realice un ejercicio el cual me pareció poco practico, pero igual lo intente, este consistía que cuando me molestara con alguien, en una pizarra de corcho haga una marca, y después de pedir perdón intentara borrar la marca señalada, pero esto era imposible, debido a que el daño ya estaba hecho, y como dice el adagio “como lo pasado y lo presente ya no se pueden cambiar, el hombre solo puede prever y organizar su futuro”. (Santo Tomas de Aquino).

 

Lo anterior no quita que cada uno de nosotros pueda tener sueños, a corto o largo plazo, los cuales en ocasiones se van modificando a medida que transcurre nuestra vida, pero la lealtad esencial, creo, es nunca abandonar esos sueños de hacer las cosas bien, de acuerdo a nuestras convicciones y creencias, expresadas en algunos imperativos, “proclamar de manera convincente que toda vida humana es sagrada. Me seguiré oponiendo a la pena de muerte,…, a la tortura, al aborto, a la eutanasia y a la lacerante miseria, que no se condice con la dignidad de la vida humana. Nuestro no a la anticultura de la muerte nace con fuerza de nuestro sí a la vida” (Cardenal Francisco Javier Errázuriz).

 

“El ser humano es lo más hermoso que Dios ha hecho. De cualquier condición social, de cualquier pensamiento político, de cualquier credo religioso, todos merecen nuestro respeto. La lucha contra la miseria es una tarea de la cual nadie puede sentirse excluido. Y que cada familia pueda habitar en una casa digna donde pueda reunirse a comer, a jugar, y a amarse entrañablemente.

 

Creo que los más fuertes no pueden desentenderse de los más débiles. Y que los sabios deben responsabilizarse de los que permanecen en la ignorancia. Nada sacamos con mejorar los índices económicos o con levantar grandes industrias y edificios, si no crecemos en nuestra capacidad de amar. (Cardenal Raúl Silva Henríquez).

 

Esta lealtad a los anhelos y sueños de nuestras vidas, la podemos afrontar de distintas maneras, expresada en nuestro diario que hacer, según nuestro rol y status que ocupamos en nuestra sociedad, sin tener que llegar necesariamente al relativismo en la que nos vemos envueltos en la actualidad, donde no se ven el fin en si mismo, sino que el fin en la medida de lo posible, es así como puedo recordar que somos “llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viendo de doctrina” (Efesios 4, 14). Es decir “cuantas doctrinas hemos conocido en estas últimas décadas, cuantas corrientes ideológicas, cuantos modos de pensar… La pequeña barca del pensamiento de muchos… ha sido no raramente agitada por estas olas, botada de un extremo al otro. Mientras el relativismo, es decir el dejarse llevar…, aparece como la única aproximación a la altura de los tiempos modernos. Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última media solo el propio yo y sus ganas” (Cardenal Joseph Ratzinger).

 

En nuestras relaciones interpersonales, estas se reflejan en como son expresadas, como son desarrolladas, como son mantenidas, que muy a pesar de los acontecimientos de la vida, la cual nos entrega momentos amagos y dulces, la primacía de la lealtad, la cual se desmarca de las desigualdades, en la cual son apoyadas por una relación desde los afectos, que en si misma tiene distintas tonalidades de expresión, que nos hacen ofrenda hacia nuestro prójimo, porque “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (San Lucas 10, 27).

“Todos los hombres quieren dejar una huella que permanezca. ¿Pero qué cosa permanece? El dinero no. Tampoco los edificios permanecen, los libros menos. Después de un cierto tiempo, más o menos largo, todas estas cosas desaparecen. La única cosa, que permanece en la eternidad, es el alma humana. El fruto que permanece es por eso cuanto hemos sembrado en las almas humanas”. (Cardenal Joseph Ratzinger).

 

En las Huellas en el Camino, nos dice que “una noche…soñaba que recorría por la playa… y contemplaba las escenas de mi vida. Para cada una…notó dos conjuntos de huellas en la arena; una que le pertenecía a él, y otra la de Jesucristo”… Y cuando “miraba hacia atrás. Notó que muchas veces a lo largo del el camino de su vida había solamente un par de huellas. Lo anterior ocurría en los momentos más difíciles y tristes de su vida.

 

Esto lo incomodó y preguntó: ¿”Señor, tú me dijiste que una vez que decidiera seguirte, recorrerías conmigo todo mi camino?. Pero he notado que durante los más difíciles momentos de mi vida, había solamente un par de huellas. ¿No entiendo por qué cuando más te necesitaste, tú me dejaste solo?”.

 

A lo que El Señor contestó: “mi muy amado hijo, yo nunca te dejé solo. Durante tus épocas de sufrimiento, cuando tú viste solamente una par de huellas, era yo te llevaba en mis brazos.”

 

Durante las Huellas en el Camino, podemos discernir que durante el desarrollo de nuestras relaciones de filial afecto, los sentimientos de nuestros amigos se nos vuelven propios, porque sus penas se vuelven nuestras, en el lazo invisible que nos une. La amistad es bella sobre toda la ponderación. Para el que tiene un amigo, no existe soledad, además, la verdadera amistad perdura y se fortalece a través del tiempo, a pesar de la distancia, el nivel social, la edad o la cultura. La amistad no se conquista, no se impone; se cultiva como una flor; se abona con pequeños detalles de cortesía, de ternura y de lealtad; se riega con las aguas vivas del desinterés y de cariño silencioso. Nuestra lealtad mutua también se expresa en los momentos en que cuando es necesario te regaña, para que cada día seas alguien mejor.

 

Aprendí a no dejar de ser quien soy, a pesar de las circunstancias en que nos encontremos, aprendí que el amor nunca se acaba, y que es preciso demostrarlo siempre y a cada instante. Me enseño que se puede ser, amigo, padre, abuelo, artista, en una sola persona.

Brota de ti ángel terrenal, fina copa de vino, cordura y lealtad, hacia mí, un fantasma de verdad. Desde aquí te digo que a pesar de que te has marchado, una parte de ti siempre está conmigo, y también sé que, estarás a mi lado. Es más, te sigo sintiendo a mi lado.

 

 

Y como lo dice la canción de Gervasio:

…Que el Señor te dé su mano,
y a través de él, te enteres,
que tus nietos crecen bien,
Y ojalá que en el momento de adiós,
me recuerdes como te recuerdo yo…

 

 

                                                             Con afecto para mi tata Nino.

 

 

Panchy

Una pregunta nace de inmediato, “Jóvenes pololos, ¿cómo acompañarlos?.

Las respuestas aunque diversas se pueden ir desprendiendo de apoco, y la primera reflexión es que en el centro de este vinculo esta el camino de aprendizaje y amor, esencial para formar parejas con sólidos valores cristianos.

Aprender a amar en la adolescencia es un desafío complejo para los jóvenes. Pensando en ellos, y en la necesidad de acompañarlos en este proceso, es decir; es positivo para los papás ver a sus hijos que, desde el pololeo, se desarrollan por vias del afecto hacia el con quien ¿quizas?, terminaran formando una familia.
Es así como podemos facilitar el camino de las parejas juveniles por tres canales:

1) El primer bloque lo componen aspectos específicos del pololeo como el diálogo y la comunicación, la diferencia entre hombre y mujer, el significado del amor, el respeto por el otro, afectividad y sexualidad, entre otros.

2) La segunda área de trabajo son los temas de auto educación como la madurez, el aprender a crecer de a dos y la idea de proyecto de vida.

3) Un tercer punto son los temas de orden religioso como el crecer en la fe y la presencia de Dios en la pareja.

Algunos considerando sobre el pololeo juvenil.El amor maduro consiste en una donación que parte del interior de la persona. El amor debe surgir de adentro hacia fuera. Cuando yo, a ese tú del que estoy enamorado lo tengo más en mí, lo quiero tanto que ya es parte de lo que soy. Este amor es un sentimiento armónico, que va del todo, al todo.

Compartiendo distintas visiones

Este proceso tenemos que verlo como una oportunidad para transmitir el modo de amar de Jesús, que es algo que no surge naturalmente en la persona (…) Es un amor que exige esforzarse y donde no se ve a simple vista la plenitud.

La frase de Rilke nos sirve para graficar una de las razones fundamentales para acompañar el pololeo. “La tarea más difícil del caminar del hombre es hacer pareja, el amar, porque habitualmente son dos desórdenes que se juntan, y, ¿cómo puede salir algo bueno de dos casos?”, lo que nos invita a los pololos a preguntarse si son realmente la persona que el otro necesita para ser feliz.

Espero sus comentarios.

Saludos cordiales

Leo…

De ti depende un techo más…

1183795324_f.jpg

En Chile existen 533 campamentos, en los que viven 28.578 familias. De éstas, 4.141 familias viven como allegadas en la vivienda de otra familia del campamento.

Por un bicentenario SIN CAMPAMENTOS, que es difícil, pero no imposible, eso si… se necesita el trabajo de todos quienes pensamos en que como JÓVENES podemos lograr cambios positivos..

Viernes 6, Sábado 7 y Domingo 8 de Julio

Nos estamos juntando en el BancoEstado

http://www.untechoparachile.cl/

http://es.wikipedia.org/wiki/Un_Techo_para_Chile

http://www.untechoparamipais.org/

http://www.amchamchile.cl/node/1188

Nos vemos!

Choike-purun, es la danza de la noche.

“Recuperando fechas, ceremonias, conceptos y religión” El Estado de Chile, de acuerdo a la Ley N° 19.253, reconoce, respeta y protege a las etnias que conforman dichos pueblos, así como a su cultura, costumbres y valores. En 1998 el Gobierno de la época impulsó la iniciativa parlamentaria que dio origen al Decreto Supremo 158 del Ministerio de Planificación, publicado en el Diario Oficial en Junio de 1999 y que estableció el 24 de junio como Día Nacional de los Pueblos Indígenas. Esta declaración fue calificada por algunos sectores como “un acto de justicia, a través del cual se dio reconocimiento a una sentida aspiración histórica de esas comunidades y una oportunidad para recuperar la antigua tradición del año nuevo mapuche”, sostienen los dirigentes.

“WIÑOI TRIPANTU”

El 23 de junio y cuando el reloj marca las 12 de la noche en punto, los mapuches celebraran lo que es para ellos El Año Nuevo, “WETRIPANTU”, ese día los mapuches dicen “wiñoi tripantu”, es decir, volvió el año. De acuerdo a la cosmovisión Mapuche, el We Tripantu corresponde el fin de la etapa de Rimungen (otoño) o el tiempo de la caída de las hojas de los árboles, el cual marca el inicio de las temporadas o estaciones en que se divide el año. Es tan significativo este día para los mapuches que además marca le inicio de la relación entre el hombre y la naturaleza o Ñuke-Mapu (madre tierra). También constituye la renovación de los ciclos productivos y es al comienzo de ese día cuando Ngnechen (Dios Mapuche) purifica y bendice las aguas de los ríos, lagos y vertientes. Del mismo modo, este es el único día en las aguas de las vertientes y ríos experimentan un proceso de cambio de temperaturas y debido a ello, en el alba y con el canto de los gallos, los mapuches se dirigen al estero, río o vertiente más cercana para beber y bañarse en las aguas que están purificadas y fortalecidas. Así, esperan la salida del sol y el nuevo año, limpios y purificados, como ocurrió en la Ruka cultural de Puringue Rico, que ofreció en el transcurso de la noche a los asistentes una oportunidad de conversación sobre la historia y leyendas mapuches , bailes y degustación de comidas típicas

En la Fundación Teleton: “Nos emocionó ver a Daniela”

“Hay mucho más por hacer”, dijo Don Francisco en un discurso improvisado al comienzo de la jornada. “El año pasado a pesar de lograr la meta, vivimos momentos de inquetud, cuando creíamos que no lo íbamos a lograr apareció un ángel con una sonrisa que conmovió al país (…) un personaje que no ha dejado a nadie impávidos… una mujer que demostró que nuestra fuerza esta en la mente, en la fe y en el espíritu. Ella es Daniela García”, dijo Don Francisco, antes de dar paso al reportaje testimonial con la historia de la joven que conmovió al país con su asombrosa rehabilitación tras haber sufrido la amputación de sus cuatro extremidades al caer de un tren.

Al terminar, Don Francisco agradeció a través de la televisión a Daniela, explicando que ella no estaría en el estudio, debido a que prefería mantener el bajo perfil. Sin embargo, desde un costado del escenario, la joven apareció caminando y sorprendió al animador. “Sorpresa Don Francisco”, le dijo antes de comenzar a hablar, provocando la alegría inmediata del animador. “No tengo pasta de artista, me gusta el anonimato. No me pude quedar en mi casa, tuve que venir a entusiasmar a la gente… La Teletón depende de nosotros… Todos somos necesarios”, explicó Daniela antes de retirarse. “Este ha sido mi momento más feliz de la noche”, comentó el hombre ancla de la campaña.

En el Estadio Nacional.

22_03_4a.jpgDaniela García tuvo que vencer su timidez por lo que llego espontáneamente por lo que no pudo aguantar el deseo de mantenerse al margen de las noticias para motivar al público para cumplir la meta, añadió que “cuando vi que faltaba tanto, no me pude quedar de brazos cruzados. Hay que tomarse en serio lo de ‘La Teletón es tuya’, porque realmente la podemos necesitar en cualquier minuto y se puede hacer realmente nuestra”.Su valentía y coraje para enfrentar sus fantasmas le valieron una merecida ovación de parte del público.

El testimonio de Daniela era de vital importancia para motivar a la gente a cooperar con la Teletón; sin embargo, Daniela pidió no aparecer en pantalla y la producción de la campaña respetó su silencio.

 

A horas de terminar la cruzada, cuando la meta se veía lejana, la chiquilla cambió de parecer. Se contactó con el celular de Ximena Casarejos, directora ejecutiva de la Fundación, pero la comunicación no se produjo: “Ella llamó espontáneamente y como había tanto ruido, tanto bullicio, no escuché la llamada y dejó un mensaje”, indicó

Daniela esperó una respuesta, pero como pasaban los minutos y corría el riesgo de no poder llegar hasta el escenario del Estadio Nacional, tomó la iniciativa de ir, con su pololo, al coliseo deportivo.

 

– ¿Intentaron contactarla para que contara su caso?
– La tratamos de contactar varias veces, no para que fuera al estadio, sino que para que entregara su testimonio, pero ella no quiso. Me emocionó verla en el Nacional.

 

– ¿Querían llevarla al estadio?
– No, efectivamente el deseo nuestro era hacer un reportaje con ella, pero nunca tenerla a ese nivel, en el estadio. Lo más importante es que ella estaba muy feliz en hacerlo.

 

– ¿Ella se rehabilita en la Teletón?
– Ella se está tratando en la Teletón y nosotros hemos sido muy cautelosos y respetuosos de la decisión de la familia de que la prensa no se enterara de que estaba con nosotros.

 

– ¿Se notó un incremento en las donaciones?
– Según sé, después de su aparición hubo más presencia en los bancos.
– Don Francisco agregó que se sintió impactado por la belleza de la chiquilla y acotó que se retiró del Nacional en compañía de su pololo.

 

Daniela Gracia en la Teleton..

La sorpresa en el Estadio Nacional el 2003:

La Historia en la Apertura el 2004:

La Nueva Vida de Daniela García

 

El trágico accidente ferroviario que sufrió Daniela García Palomer, hace ya alrededor de cuatro años, inspira grandes emociones y muchos contrasentidos. La gran fuerza y sus innegables ganas de vivir nos contagian cada vez que conocemos algo de su vida. Hoy, a cuatro meses de terminar su carrera de Medicina, es una persona completa, feliz y con ganas de seguir viviendo plenamente todos los días de su vida. Quién diría que una persona, luego de sufrir tan dramáticas consecuencias físicas y sicológicas podría levantarse así, algo inédito.

 

Sería fabuloso que no fuera inédito, o que no ocurrieran accidentes de esta naturaleza, sería mejor, pero ya que suceden es hermoso observar cómo alguien no necesita elementos externos para lograrlo, sólo su propio ímpetu, su propia fuerza. Y tal como el fisiatra que atendió a Daniela y le dijo “Tu vida va a ser lo que tú quieras hacer de ella” es una frase que podríamos internalizar, es decir, esforzarnos cada día para ser mejores, romper los esquemas y entender que ser mejores nos es una tarea difícil, sólo bastan las ganas… Quedémonos con una reflexión de Daniela García en la revista El Sábado de El Mercurio: “Sé que los caminos que debo recorrer serán distintos a los que tenía planeados, probablemente serán más largos, pero eso no significa que no llegaré a donde me lo proponga. Sólo tengo que esforzarme”.

 

La Universidad Católica la homenajeó

 

Acompañada de su pololo, recibió el estímulo que anualmente se entrega a un estudiante destacado. Ella egresa este año.

 

¿Qué habrá pensado ayer Daniela García, cuando entró caminando al salón de honor de la casa central de la Universidad Católica?

 

¿Qué recuerdos se le habrán venido a la mente, mientras su inseparable pololo, Ricardo Strube, la acompañaba al asiento que los organizadores le tenían reservado, y no en la primera fila, sino más atrás, en la quinta, humilde y sencillo, quitado de bulla, como a ella siempre le ha gustado?

 

¿Cuántas veces, durante ese pequeño trayecto de algunos metros, habrá pensado en aquella fatídica noche del 30 de octubre del 2002?

 

 

Entonces Daniela tenía 22 años, y junto a todos sus compañeros de Medicina de la UC viajaba rumbo a Temuco, dispuesta a jugar fútbol en los Juegos Inter-escuelas. Pero mientras intentaba cambiarse de vagón se accidentó gravemente. Cayó por un forado en uno de los carros y perdió sus manos y pies en una tragedia que conmovió a Chile entero, y que incluso provocó drásticos cambios en la gerencia de Ferrocarriles del Estado, empresa que se vio obligada a reconocer su responsabilidad en el hecho.

 

Pasaron muchas cosas entre ese día y la jornada de ayer por la mañana, cuando el rector Pedro Pablo Rosso distinguió a Daniela con el “Premio al Espíritu Universidad Católica 2006”, que anualmente se entrega a un alumno destacado, y que marca el inicio del período académico.

 

En tres años Daniela vivió una y mil intervenciones quirúrgicas. Viajó varias veces al extranjero a rehabilitarse, apareció en el escenario de la Teletón, reencantó al público con esa cruzada y escribió un libro con la historia de su recuperación, que a la postre fue un rotundo éxito de ventas. Pero lo más importante de todo es que siguió adelante con su vida y con sus estudios de Medicina.

 

La joven se veía tan radiante como siempre. Llegó vestida con un impecable traje de dos piezas, a bordo de la motocicleta eléctrica que la ayuda a desplazarse dentro de la universidad. Dejó el vehículo en la puerta y avanzó por la sala sin la ayuda de ningún tipo de muletas, mientras sus orgullosos padres, Cristián y Leonor, sus amigos, y todas las autoridades académicas de la universidad tomaban su lugar.

 

Recibió el galardón, y tras los abrazos con sus cercanos se retiró en un alegre silencio al pabellón del hospital clínico, donde actualmente cursa su séptimo año de internado.

 

“Estoy demasiado contenta con este premio, me emociona mucho, por favor, no quiero hablar más”, fue lo único que susurró feliz a la prensa, mientras se iba. En realidad, las palabras sobraban.

 

Un ejemplo

 

imagen_libro.jpgDaniela García ingresó a la UC en 1999. En octubre de 2002 debió suspender sus estudios debido a un accidente que sufrió al caer de un tren en marcha cuando viajaba en representación de su escuela a los juegos Interfacultades de Medicina (JIM) en Temuco. Durante 2003 participó en un intenso programa de rehabilitación médica en Chile y Estados Unidos. Completó el quinto año de Medicina en muy buena forma en octubre de 2004, superando los inconvenientes diarios, tanto física como emocionalmente. Ha realizado en forma regular el primer año de Internado en Medicina (sexto año), aprobándolo sin dificultades.

 

Magdalena Alessandri, representante estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad Católica, destacó que “la votación fue unánime”. Ella participa de las actividades de los alumnos, tiene excelentes notas y ha mostrado una alegría de vivir que es un ejemplo para todos”.

 

En forma excepcional, la Escuela de Medicina entregó también un especial reconocimiento a la joven Daniela García, quien al recibir su título, fue ovacionada de pie por sus compañeros, docentes y las más de 800 personas presentes en la ceremonia. “Que nunca flaquee vuestra vocación de servir, especialmente a aquellos que más lo necesitan y de esta manera, contribuir activamente a construir la ‘civilización del amor’ en medio del dolor humano”, señaló el decano de la Facultad de Medicina, Dr. Gonzalo Grebe.

 

Para monseñor Andrés Arteaga, el obispo auxiliar de Santiago y vice Gran Canciller de la UC, la homenajeada representa todos los valores de su institución: “No sólo destaca por méritos humanos e intelectuales, sino que además es humilde y sobria, pese a todo lo que ha superado”, dijo.

 

A esa altura Daniela ya no estaba. Pero nadie dejó de hablar de ella durante un largo rato.

 

Elegí Vivir

 

Cuenta por primera vez detalles de su tragedia y de cómo ha logrado superarla. “Sólo puedo decir, como siempre lo he pensado, que la vida es un regalo maravilloso ¡y vale la pena vivirla!”, dice la joven de 24 años.

 

El 30 de octubre de 2002 un accidente conmocionó a la ciudadanía. Los medios de comunicación informaban que una joven había perdido sus cuatro extremidades luego de caer desde un vagón de uno de los trenes que viajaba a Temuco: se trataba de Daniela García, estudiante que en ese tiempo cursaba tercer año de Medicina.

 

Sin embargo, durante estos dos años Daniela guardó estricto silencio que sólo rompió para intervenir en la Teletón de 2003: “Siendo súper sincera, me bajé del escenario sin saber lo que había dicho. Estaba muy nerviosa”, comentó tiempo después.

 

A dos años exactos de su caída de un vagón de tren a la vía férrea, la estudiante de Medicina, Daniela García publicó un libro con su testimonio sobre el accidente que le hizo perder sus cuatro extremidades y su posterior y exitosa rehabilitación. “La vida es un regalo maravilloso”, dijo en la presentación de su novela, en el Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica, y luego se dedicó a firmar ejemplares con las manos que hoy utiliza para hacer su vida normal.

 

Daniela estremeció a todos con “Elegí vivir”, una novela que lleva el sello editorial de Random House Mondadori y que ya está a la venta en las librerías del país.

 

“Mis metas siguen siendo las mismas que tuve antes del accidente”, dice la estudiante de 24 años, cuya experiencia es estremecedora, y el camino que escogió, el mejor ejemplo de la superación. Daniela afirma que el amor de su familia, de su pololo y de sus amigos ha sido clave en su proceso. Estuvo meses hospitalizada, debió someterse a varias operaciones y a rehabilitación en la Teletón, además de varias terapias en el Moss Rehab Institute de Filadelfia. Hoy, Daniela asiste normalmente a sus clases en la Escuela de Medicina de la UC y se maneja de manera independiente. Nunca ha considerado los límites, explica. “Todavía quiero llegar a ser una buena doctora. Quiero casarme y formar una familia, ser una buena madre. Pero, lo más importante, quiero ser feliz. Sé que los caminos que debo recorrer serán distintos a los que tenía planeados, probablemente sean más largos, pero eso no significa que no llegaré a donde me lo proponga. Sólo tengo que esforzarme”.

 

El libro de Daniela fue escrito con la ayuda de Ana María Güiraldes, escritora y editora literaria, y narra su historia desde la noche anterior al fatídico accidente en la vía, cerca de Rancagua. Ella asistía a una jornada deportiva interuniversitaria, y aunque no quería ir porque debía estudiar para una prueba, fue convencida por sus compañeros. “Ahora, a la distancia, creo que mi cuerpo presentía algo, trataba de ponerme sobreaviso”, comenta

 

Ahora, rehabilitada, Daniela lejos de estar agobiada con la nueva forma con que debe enfrentar la vida agrade “la oportunidad de partir de cero”. Explicó que aunque pudo replantearse sus estudios de Medicina, quiso volver inmediatamente: “Ahora puedo tener un lazo más profundo con mis pacientes pues he pasado lo mismo que ellos”, afirma.

 

Para difundir su testimonio, García escribió un libro llamado “Elegí vivir” que en sus 200 páginas cuenta sobre su recuperación y asegura que la vida le dio una nueva oportunidad para comenzar, “Yo empecé a escribir por mi cuenta, por el simple hecho de que no quería olvidar”, dijo la joven.

 

Su primera entrevista

 

A contar del accidente de Daniela, se reformuló el sistema ferroviario, se cambió al directorio completo de la empresa y, cada vez que hay un nuevo accidente, se recuerda que hay un antes y después de Daniela, aquella noche en que perdió sus cuatro extremidades. Pero ella y su familia siempre mantuvieron silencio.

 

“Tuve la oportunidad de partir de cero y, sin embargo, yo lo único que quise fue volver a estudiar. Los pacientes me recibieron súper bien. Yo me di cuenta que el contacto que yo puedo tener con ellos ahora es un lazo mucho más profundo, porque a la larga yo estuve donde ellos están ahora”, comentó.

 

Tal como relata en su libro, un hito importante en su rehabilitación fue cuando volvió a andar en bicicleta.

 

“Ahí me sentí realmente invencible, o sea no hay nada que no pueda hacer, porque si a cualquier persona le dicen si una persona con cuatro amputaciones puede andar en bicicleta, todos van a decir que no. Entonces, me siento súper orgullosa de haberlo logrado”, manifestó.

 

Y una de las imágenes que más recordamos es la de Daniela en el escenario de la Teletón del año pasado. Sorprende saber ahora que fue un gesto totalmente improvisado y voluntario de su parte.

 

Recordó que habló en el escenario “de corazón, pero no me acordaba para nada de lo que había dicho”.

 

De todo eso habla Daniela en este libro de la editorial Random Mondadori, que estará a contar de este 10 de noviembre en librerías. También se refiere al acuerdo económico con ferrocarriles, logrado después de arduas negociaciones.

 

“Cuando empecé a ver la televisión y empezaron a salir declaraciones que no eran ciertas, a mí me hacían daño. Entonces, yo preferí no ver más y de ahí me desligué del tema y se lo dejé a los abogados”, recordó.